Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

El comercio de cabotaje en Cuba

HISTORIA
El comercio de cabotaje en Cuba
Richard Roselló

, Cuba – Mayo (www.cubanet.org) – Cuba, comparada con otras
islas del Caribe, posee la mayor longitud en sus costas, que cuentan con
grandes bahías, puertos, ensenadas, ríos y esteros de fácil arribo. Esto
permitía en los tiempos de España que la comunicación marítima de
cabotaje alrededor del archipiélago fuera una de las vías más
aprovechadas de las comunicaciones en la historia de la marina cubana.

Como resultado de la expansión del comercio, el número de buques de
cabotaje se fue tomando auge en todo el país a partir del segundo cuarto
del siglo XIX, cuando Cuba era el primer exportador mundial de azúcar,
y café.

Cifras estadísticas señalan que para 1839 contábamos con 887 barcos
entre goletas, pailebot y balandras, que hacían viajes locales y
nacionales. De ellos, 701 pertenecían a la navegación de la costa norte
de Cuba comunicándose a través de los puertos de Arroyo de Mantua,
Cabañazas, Mariel, La Habana, Puerto Escondido, , Santa Cruz,
Caibarien, Nuevitas, Bariay y Nipe, mientras otros 186 hacían su ruta
por el sur, entre los puertos de la Coloma, Batabanó, Gerona (en isla de
Pinos), Casilda, Manzanillo y .

Durante 1840 las cifras indican que el número de buques que surcaban la
bahía de La Habana era de 134, añadiéndole siete barcos de vapor, tres
de ellos acondicionados al de pasajeros, lujosamente
diseñados con camarotes muy elegantes, personales y de parejas, y cuatro
embarcaciones más para cargas de todo tipo.

Esta necesidad del transporte de cabotaje estaba satisfecha en lo
posible, pues los barcos de vela dedicados a este tráfico aumentaron en
la medida que los agricultores decidieron abrir caminos terrestres
accesibles a las costas para garantizar una rápida vía para sus
productos al mercado, e incluso, barcos muy especializados en mercancías
ya existían desde siglos atrás en Cuba para el traslado de cueros de
, maderas y mieles.
De manera que el movimiento de nuestra marina fue fortaleciéndose, y
tanto que, los buques podían entregar sus mercaderías a los puertos y
costas y, a su vez, retornar cargados, con lo cual se economizaba y
abarataban los viajes.

De hecho, al fomentarse una nueva finca agrícola, se abrían nuevos
potreros, se extendía la producción de azúcar, se incrementaba el
consumo de tabaco, café y otras materias primas, se abrían a estas
demandas nuevos puertos de cabotaje por lo que dejaba de ser el puerto
habanero zona exclusiva de barcos procedentes de Europa, América y
África, con las consiguientes ventajas de llevar los frutos a otros
puertos de la isla.

Es así que comenzó a habilitarse un puerto tras otro, y a lo largo de
nuestras costas fluía un intercambio de productos extranjeros a cambio
de las producciones nacionales de la y la industria que
superaron siempre el abastecimiento sobre la demanda.

Un toque de primordial avance fue la llegada del ferrocarril en 1837. Su
presencia se extendió años después a todo el país, llevando incluso
hasta la cabecera de las costas, todas las mercancías producidas por las
poblaciones del interior, lo que aceleraba el ramo de las comunicaciones
marítimas y a las facilidades, que a su vez, le brindaban las terrestres
y ferroviarias.

Al mediar el siglo XIX existían buques capaces de cargar hasta 800 cajas
de azúcar, cuatro veces más de las que anteriormente se transportaba. No
obstante, la incertidumbre de los vientos la hacían demorar, y el
azúcar, principal riqueza de los cubanos, se estancaba en los puertos
durante días, lo que aumentaba los costos de estadía. Como respuesta a
esta situación, se destinaron unos buques de poco calado denominados
Propeller que fueron barcos de vela de fondo plano y con máquina de
vapor pequeña, cuya ventaja, les permitía navegar por estrechos canales
que formaban los cayos de la costa norte y, sur oriental, haciéndose la
navegación más segura.

Un cálculo de la época estimaba que aquellos Propellers realizaban una
tercera parte más que los viajes que comúnmente hacían los buques de
vela en esa ruta.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/may06/15a10.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
May 2006
M T W T F S S
« Apr   Jun »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archives