Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

Raul no sera Gorbachov, pero podria ser Andropov

La opinión de…
«Raúl no será Gorbachov, pero podría ser Andropov»

Jorge G. Castañeda, Manuel Cuesta Morúa y Pablo de Cuba Soria. Analistas
opinan sobre la situación actual en Cuba.

Jorge Castañeda,Manuel Cuesta Morúa,Pablo De Cuba Soria

viernes 18 de agosto de 2006 6:00:00

Jorge G. Castañeda
Ex ministro de Relaciones Exteriores de México.

La crisis de salud de Fidel Castro ha dado lugar a muchas
especulaciones. Es evidente la analogía con otros líderes semejantes:
Stalin, Mao o Brezhnev. Todo en Cuba desde hace 50 años depende de un
hombre, y ese hombre depende de su salud. Como es imposible saber qué
pasará hasta que pase, toda especulación sobre el desenlace fatal es ociosa.

Probablemente, el libro reciente más pertinente para el caso es el de
Brian Latell After Fidel: the inside story of Castro’s regime and Cuba’s
next leader, publicado a finales del año pasado. Latell lleva cuarenta
años tratando de entender (ahora, desde la de Miami) lo que
pasaba, lo que pasa y lo que pasará en Cuba. Dicho sea de paso, si los
últimos siete gobiernos de le hubieran hecho caso, quizás
no se encontrarían hoy frente a un abismo en Cuba.

Latell llega a una serie de conclusiones sobre Raúl Castro muy
sugerentes y que se han ido verificando en los últimos meses, conforme
Fidel iba entregando paulatinamente las riendas del poder a su hermano,
puesto que su salud iba decayendo desde hace un año.

El ex analista de la CIA describe a un Raúl que ha vivido a la sombra de
su hermano, bajo su férula y dominado por un complejo de inferioridad,
pero que, en otras circunstancias, podría cambiar radicalmente. En lugar
de ser Raúl El Terrible —el de la persecución homofóbica, los juicios al
general Ochoa y al coronel De la Guardia en 1989, la persecución de
disidentes y la disolución del Centro de Estudios de América—, puede
surgir Raúl El Compasivo: el de los contactos de las Fuerzas Armadas
Revolucionarias (FAR) con militares de Estados Unidos, el de la
eficiencia económica en las empresas del Ejército, el de una actitud más
tolerante… En una palabra, el reformador, aunque nada democrático, del
postfidelismo.

Tampoco exageremos: Raúl no va a ser Gorbachov, porque la
democratización de Cuba implicaría la autodestrucción del régimen. Pero
puede ser Andropov, si Latell o Norberto Fuentes tienen razón.

Aunque si, en realidad, Fidel no está tan enfermo y se retiró para
supervisar la sucesión en vida, entonces Raúl puede ser Michael Corleone
con don Corleone todavía vivo. Y ése sí que sería un cambio, menos de lo
necesario pero más de lo esperado.

Lo que en todo caso parece seguro es que la era de Fidel Castro ha
llegado a su término: término biológico o término político. Si, como no
puede más que deseársele a cualquier persona, Fidel sobrevive a la
intervención quirúrgica, hay muy pocos observadores de la escena cubana
que consideren factible su retorno al poder absoluto. Y si, fatalmente,
no sobreviviera, pues ni hablar.

La piedra de toque, como hubiera dicho el viejo Lenin, va a ser sin duda
el tema de las elecciones. Parece inevitable que la comunidad
internacional insista en que cualquier transición en Cuba debe, por lo
menos, desembocar en elecciones libres, equitativas y competitivas para
resolver la cuestión del poder. Digo desembocar porque podría no empezar
por ello, pero sí tiene que terminar en ello.

¿Cómo evitar el derramamiento de sangre y al mismo tiempo lograr el
avance democrático? ¿Cómo evitar que la cubana se fracture sin
que ello implique abandonar principios fundamentales? En el fondo, ése
es el verdadero reto para Raúl Castro, para Cuba y, sin duda, para
América Latina y Estados Unidos, que nunca han estado ausentes de las
luchas internas cubanas y no lo estarán en esta nueva coyuntura.

Manuel Cuesta Morúa
, portavoz del Arco Progresista.

Estamos ante una delegación gradual, más que provisional. Para alguien
que ha demostrado una voluntad tan fuerte de poder, no es fácil
renunciar a sus atribuciones. Incluso en el caso de que se restableciera
Fidel, ya nada volverá a ser como antes. Su capacidad disminuida no le
permitirá gobernar al mismo ritmo. Su posible regreso no obstaculizaría
la sucesión. En la reunión del Comité Central del 14 de junio, que
restableció el Secretariado del Buró Político del Partido Comunista
cubano, Raúl afirmó que el PCC es el único heredero de Fidel. Al mismo
tiempo, el periódico se esforzaba por construir una imagen
positiva de Raúl, “el mejor intérprete” de su hermano.

La única manera de institucionalizar políticamente “la revolución” es
pasarle el relevo al partido. El PCC es una máquina de burócratas que
jamán han leído un libro de marxismo. No obstante, algunos sectores
debaten los medios de darle una consistencia ideológica, sobre un
espectro que va del maoísmo al trotskismo, del modelo yugoslavo al
“socialismo con rostro humano” de la Primavera de Praga.

Los seis dirigentes a los que Fidel Castro delegó sus atribuciones son
hombres de una lealtad a toda prueba. José Ramón Balaguer, José Ramón
Machado Ventura y Esteban Lazo son viejos dirigentes del partido. Los
ministros Carlos Lage y Felipe Pérez Roque están encargados de la
economía y de la diplomacia. En fin, Francisco Soberón sin duda conoce
bien su oficio en el Banco Central. Pero la sucesión institucional
reposa únicamente en Raúl. Los otros asumen “tareas de choque”, como se
dice en , es decir, los programas que Fidel controla
personalmente y que escapan a la lógica institucional.

A Raúl se le asocia con el modelo chino, y a Fidel con el albanés. Raúl
introdujo en las empresas militares el “perfeccionamiento empresarial”,
inspirado en los métodos de gestión capitalista, y traspuestos después a
otros sectores económicos. La empresa Gaviota, que controla el ,
es un poder aparte en la economía, manejado como empresa de la Riviera
francesa. Su frase: “los frijoles cuentan más que los cañones” expresa
cierto pragmatismo. El lanzó la “ urbana”, que autoriza una
pequeña explotación de tres o cuatro personas cuya producción puede
venderse en el mercado. Raúl podría impulsar reformas económicas
estrechamente controladas por el poder político, a la china.

No tener el carisma de Fidel podría ser una ventaja, pues deberá
utilizar su capacidad de organizador eficaz para gobernar de manera más
racional y desplegar su sentido de la negociación tanto al interior como
al exterior de Cuba. No creo que pueda mantener la alta tensión que
implica la confrontación con Estados Unidos, alimentada por una retórica
agresiva. La amenaza de una agresión estadounidense esgrimida por los
oficiales no tiene ningún sustento, sobre todo ahora que está
empantanado en otra parte.

Fidel ha combinado el mito, la historia, el poder, la palabra y la
represión. Con un liderazgo menos evidente, Raúl tendrá la tentación de
inmovilizar y consolidar sus poderes, para no favorecer los intereses
de
Estados Unidos. Pero tiene un lenguaje menos belicoso. Una de sus hijas
defiende a las minorías sexuales (hasta ahora reprimidas), lo cual
supone que hay palabras tolerantes en el círculo familiar.

El 80% de los cubanos nació después de 1958, durante el actual régimen,
y no tiene ninguna otra referencia. Pero la aspiración al cambio es
real, aunque no encuentre medios de expresarse. Algunos quedarían
satisfechos con que la tarjeta de alcanzara para los
productos que había antes de la crisis provocada por el hundimiento de
la Unión Soviética, mientras que otros quisieran crear su pequeña
empresa. Muchos desean poder elegir la educación que reciben sus hijos.

No obstante, la mayoría vota con los pies y quiere emigrar, a falta de
esperanza. En junio y julio, la red telefónica de la oficina de
intereses de EE UU en La Habana estuvo inundada por medio millón de
llamadas. En los últimos cuatro meses, más de 20.000 cubanos han
presentado una solicitud con miras a obtener la doble nacionalidad española.

Los disidentes, por nuestra parte, debemos dar muestras de serenidad
para desbaratar el resentimiento y el odio acumulado desde hace 47 años.
Un conflicto civil tendría consecuencias imprevisibles, en detrimento de
una transición pacífica. En la oposición debemos buscar una plataforma
común, que contemple el rechazo a la injerencia de EE UU y la suspensión
del bloqueo económico. Cuba tiene necesidad de un proyecto nacional que
abarque a todos los ciudadanos.

Pablo de Cuba Soria
Escritor cubano radicado en Miami.

En la presentación de su cuaderno Journey to Love (1955), Williams
Carlos William fue exhortado por Allen Ginsberg a que discurriera acerca
del hecho poético. El autor de Pictures from Brueghel and Other Poems
(1962) miró hacia una de las ventanas del local donde se presentaba el
libro, y dijo: “There are a lot of bastards out there”.

Trazo la analogía. La recurrente y lógica pregunta de estos días para
(hacia, desde) cada cubano, ya sea rodeado de agua por todas partes o en
tierras allende todos los mares, acerca del día después, bien podría
merecer la respuesta de Williams al poeta de TV baby poems (1967). O,
quizás, merecería recordarse aquella frase de Bertolt Brecht a la muerte
de Hitler: “Señores, no estén tan contentos con la victoria. Porque
aunque el mundo se haya puesto de pie y haya detenido al Bastardo, la
Puta que lo parió está caliente de nuevo”.

Vivo o muerto Fidel Castro, cercano o no al descenso a los ínferos, la
mayor parte del insilio se ahoga entre un angustioso silencio (el
jodidamente comprensible “mejor sometidos que decapitados”) y millones
de vivas y aplausos y desfile de marionetas; y casi en su totalidad el
exilio oscila desde bulliciosas celebraciones y bailoteos que
entristecen en vez de traer un aliento de tiempos auténticamente mejores
(no imagino a los exiliados alemanes, italianos y/o rusos, regresando a
su tierra tocando rumba en calderos: su angustia al parecer era más
cerval, lejana de una tradición del choteo), a ese otro silencio (el
sempiterno viceversa) que prefiere ahogarse en sí mismo antes de
explotar en multiplicidad de voces.

Duele decirlo (que no complejos de culpa o inferioridades por el
estilo): estamos asistiendo a otro capítulo (¿o es el mismo que
cíclicamente hace honor al genial loco de Röcken?) de esa insoportable
novela cubana de lo por llegar.

Capitanes generales, República de bombines, generales y doctores,
dictadores, el máximo gángster. La nostalgia del pan con bistec, la
melancolía de demócratas del vacilón, el culto de esquina a la botella
de ron (sea Bacardí, Havana Club o Chispetrén) mientras fichas de dominó
pactan con el aburrimiento, el desfile de fantoches que no hacen más que
aplaudir. “Todo lo que es un mitin tropical” (Fernando Lles). La
paciencia de los espejos sólo conlleva a lo apócrifo, lo falso. Ya Reina
María Rodríguez cierra uno de sus textos desoladoramente: “Y tú me
exiges todavía alguna fe?”.

La piñata está al romperse. Unos se frotan las manos, otros asoman o se
escabullen como gatos boca arriba. Yo me alisto a las filas de aquéllos
que de vuelta se encuentran de casi todo. Yo cargo con el peso de mis
incredulidades, otros que carguen con el de sus certezas. Me sumerjo
(aunque voces humanas me despierten) en la Cuba profunda: el lenguaje
Lezama, los espectros de Fidelio Ponce, los pasmosos arlequines de
García Vega, el ánima de Kozer. Otros que se jacten de esa Cuba de la
abundancia, esos pretéritos por llegar.

URL:
http://www.cubaencuentro.com/es/encuentro_en_la_red/cuba/cuba_hacia_donde_y_como/raul_no_sera_gorbachov_pero_podria_ser_andropov

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2006
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives