Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

Felix Varela, padre de la nacionalidad cubana

HISTORIA
Félix Varela, padre de la nacionalidad cubana

Oscar Espinosa Chepe

, Cuba – Noviembre (www.cubanet.org) – El 20 de noviembre se
cumple el 218 aniversario del nacimiento del Presbítero Félix Varela,
quien “fue el primero que nos enseño en pensar” según dijo José de la
Luz y Caballero.

Su vida toda es un ejemplo para los cubanos. Su obra incluye la reforma
de la pedagogía, al luchar decididamente contra el memorismo y las
caducas concepciones escoláticas. Fue quien introdujo la experimentación
como elemento fundamental del conocimiento y, para ello, creó el primer
laboratorio de física y química en Cuba. En materia filosófica, sus
concepciones flexibles se nutrieron de lo más avanzado de la experiencia
mundial, pero siempre adaptándolas a las condiciones de nuestra Patria.

Fue creador de la primera cátedra de derecho de América Latina, a los 32
años de edad, en el Seminario de San Carlos, donde el mismo llamaba a
sus clases “la Cátedra de la y los , la fuente
de las Virtudes Cívicas y la base del gran edificio de nuestra felicidad.”

Siempre estimulado, y por que no, protegido por ese gran vasco el obispo
Juan José Díaz de Espada y Fernández de Landa, fue elegido diputado ante
las Cortes de España como representante de Cuba. Allí presentó sus tres
proyectos fundamentales: Contra la Esclavitud, donde señaló:
“desengañémonos: constitución, libertad, igualdad, son sinónimos y a
estos términos repugnan los de esclavitud y desigualdad de derechos”. El
reconocimiento de varias naciones de América ya liberadas, sobre lo que
expresó: “los hombres de América nacen con el amor a la
independencia…abren el pecho y se lee independencia; y el
Establecimiento de una ley sobre el autónomo de las islas de
ultramar, concepción que con el tiempo evolucionaría a posiciones
plenamente independentistas, que lo llevarían a expresar: desearía ver a
Cuba tan isla en lo político como lo es en la naturaleza. Cuba no debe
esperar ya nada de España…ni de nadie, debe liberarse por sí sola…”

A la caída del gobierno liberal existente en España y condenado a muerte
por la ola absolutista que trajo Fernando VII a su regreso al trono,
Varela se refugió en , donde vivió durante 30 años hasta
su muerte en febrero de 1853. Allí publicó el periódico El Habanero, del
cual se conocen 7 números. Posteriormente, en la que él llamó “la tierra
clásica de la libertad” dio a la luz El Mensajero Semanal. Publicaciones
donde puede encontrarse la génesis del más puro independentismo
revolucionario cubano.

Se dedicó también a la traducción de obras esenciales para la educación
de los cubanos, como el Manual de Práctica Parlamentaria de Thomas
Jefferson, y el Manual de Química Aplicada a la de Humphrey
David. Allí escribió posiblemente la obra más importante de su vida:
Cartas a Elpidio, de esperanza y aliento a la juventud; proyectada en
tres tomos sobre la Impiedad, la Superstición y el Fanatismo.
Desafortunadamente, no llegó a escribir el último tomo. En esa obra
puede leerse: “Apenas puede abrirse una página de la historia, sin notar
los estragos causados por la superstición, bien porque se adore a una
divinidad fingida, o se tribute un culto absurdo a la verdadera”.

Conjugó su trabajo intelectual con una intensa actividad al frente de
iglesias y en órganos de prensa religiosos, donde incluso sostuvo
polémicas teológicas con personalidades de otras denominaciones
religiosas, manteniendo siempre posiciones constructivas y ajenas al
fundamentalismo.

“El Santo Cubano”, como lo calificara Martí, sembró las bases de nuestra
nacionalidad. El destino por esas casualidades a que nos tiene
acostumbrados determinó su desaparición física sólo unas semanas antes
del nacimiento en la calle de Paula, en La Habana del niño José Martí,
sin dudas el más preclaro continuador de sus ideas. Hoy, que Cuba sufre
y se viven momentos altamente peligrosos, los cubanos, creyentes y no
creyentes, herederos todos del hermoso legado de Varela debemos tender
nuestra mirada hacia las ideas de ese hombre que todo lo sacrificó por
amor a nuestra Patria y al ser humano.

Una personalidad que fue símbolo de amor y tolerancia, y que nos convoca
hoy en nuestras duras circunstancias a los hermanos de la Isla y la
diáspora, a gobernantes y gobernados, a buscar la reconciliación y la
fraternidad en nuestras raíces históricas. A encontrar remedio a
nuestros males mediante la unidad de todos los cubanos por encima de
ideologías; a través de un compromiso racional entre hermanos que nos
libre de esta pesadilla que nos ha martirizado por tantos años, que de
prolongarse podría terminar en una catástrofe donde todos saldríamos
perdedores.

http://www.cubanet.org/CNews/y06/nov06/20a9.htm

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
November 2006
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Archives