Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

Corrupción a la cubana

Publicado el miércoles, 04.21.10
Corrupción a la cubana
By NICOLAS PEREZ

Los jóvenes idealistas que bajaron de la Sierra Maestra en 1959 con
barbas bíblicas y una pasión honesta por cambiar el mundo se han
transformado en bandidos de siete suelas.

Es alucinante la corrupción a la cubana. Y es que en cada ocaso de un
régimen comunista, amanece una mafia. Porque la riqueza de un Estado
marxista leninista ni se crea ni se destruye, sólo se transforma, es
decir, pasa de manos del Estado a la de dirigentes y generales, en un
inevitable ciclo que lo marca la propia dialéctica del sistema.

En Rusia la mafia la crearon ex oficiales del Ejército Rojo, la NKVD y
las Fuerzas Especiales o Spetsnaz que perdieron poder, fuerzas y cargos
al final de la Guerra Fría. Según nos cuenta de un modo incisivo la
argentina Norma Morandini: “La delincuencia llegó a reemplazar al
Estado a causa de que Rusia pasó bruscamente de un sistema totalitario a
una economía de mercado sin haber construido antes una de la
legalidad''. Cualquier parecido con la Cuba actual es pura coincidencia.
Una precaria situación económica y la necesidad de subsistir han
provocado que el cubano promedio no entienda la diferencia entre lo
legal y lo , y han reformulado el vocabulario, y administradores
que roban descaradamente le llaman eufemísticamente al robo, “justa
compensación''.

¿Cuándo comenzó esto? Cuando desapareció la Unión Soviética y enfrentado
a una falta peligrosa de divisas creó el CIMEX, las
tácticas gansteriles de Castro en la de , en una
rara extrapolación, llevadas al plano del comercio internacional de una
nación. Este organismo que lo mismo falsificaba productos de marca en
América Latina que contrabandeaba colmillos de elefantes o diamantes en
Africa, o que traficaba con drogas bajo la premisa revolucionaria de
“burlar el bloqueo norteamericano'', podría haber sido una buena idea,
pero tenía talones de Aquiles, poca supervisión, demasiados dólares
sueltos y mucho queso al alcance de un puñado de ratas.

En Cuba la rapiña de los dirigentes es producto de un sistema reñido con
la condición humana. No se puede hacer una tortilla sin romper huevos,
ni se puede crear riqueza y felicidad sin individual. Con un
agravante, cuando Fidel comenzó a utilizar la corrupción para pasar
cuentas políticas a lenguas sueltas como en el caso Ochoa, Carlos
Aldana, Roberto Robaina, Carlos Lage, Felipe Pérez Roque y otros, y se
supo que los Castro concedían en el búnker impunidad sólo a cambio de
obediencia ciega, se desmoralizó la cúpula y comenzó el despelote actual.

El hombre que con más fidelidad encarna en Cuba la transformación de un
idealista en corrupto es Max Marambio. Su historia es fascinante. En un
viaje a estudiar a la isla con su padre, el diputado socialista Joel
Marambio, se tropieza con Fidel en un coctel en homenaje a un grupo de
chilenos, y este le pregunta que si se queda en Cuba qué quisiera
estudiar, y Marambio le responde que arquitectura. En su forma oblicua
de comunicarse, el líder revolucionario le replica: “Perfecto, nosotros
estamos de lleno en la ''. De cualquier forma, todo indica
que Max impresiona a Castro y lo bendice.

Pronto el joven chileno abandona sus estudios y pasa a formar parte de
las Tropas Especiales, donde se dice que obtuvo el grado de teniente
coronel. Tras la muerte del Che regresa a , bajo Pinochet, y se
incorpora al Movimiento de Izquierda Revolucionaria. En 1970 abandona el
MIR y se convierte a los 23 años en responsable de la guardia personal
de Salvador Allende y de su revolución de empanadas y vino tinto.
Consumado el ataque al Palacio de la Moneda y muerto Allende marcha a la
embajada cubana en Santiago, fiel a sus compromisos ideológicos.

Tiempo después regresa a Cuba, encabeza el CIMEX y organiza los viajes
turísticos de exiliados a la isla. La dirigencia ortodoxa castrista
encabezada por Raúl Castro califica su gestión de “capitalismo de
pacotilla''. Una mala noticia.

oy Max Marambio viaja en su helicóptero particular, es uno de los
hombres más prominentes de Chile y hace un par de años se especulaba
sobre su candidatura a la presidencia de su país. Cuenta su leyenda
negra que el inicio de su fortuna comenzó con un préstamo de diez gansos
que le hizo el Zoológico de La Habana. Sobrevivieron dos, con los cuales
obtuvo 650 gramos de paté. El negocio se multiplicó y nació La Oca, que
exporta hoy más de un millón de gansos en forma de plumas, y foie
gras. Tiene empresas en Chile, España, Cuba, México y Ecuador, y un
patrimonio tan solo en la empresa cubana Río Zaza de 30 millones de
dólares. Río Zaza actualmente es cuestionada por prácticas corruptas.

Todos los cuadros castristas caen en desgracia cuando cometen un error
político. ¿Cuál cometió Marambio? Parece que aconsejó a Cuba y a la
izquierda procastrista chilena apoyar a Marcos Enrique Ominiani, lo que
provocó que la Concertación de Eduardo Frei-Tagle perdiera las
elecciones y ganara el derechista Sebastián Piñera, con un alto costo
para la política exterior de La Habana.

Conclusión, los agentes 007 del castrismo tienen licencia para matar y
robar, pero no para equivocarse políticamente. Recientemente interrogado
Max Marambio por la prensa internacional sobre sus diferencias con el
castrismo, dijo con parquedad: “Me formé en el silencio, que es la
forma aristocrática de los clandestinos'', algo cierto, pero cínico.

Nicop32000@yahoo.com

http://www.elnuevoherald.com/2010/04/21/v-fullstory/701135/nicolas-perez-corrupcion-a-la.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2010
M T W T F S S
« Mar   May »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Archives