Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

El poder de la irresponsabilidad

El poder de la irresponsabilidad
Jueves, Noviembre 3, 2011 | Por Leonardo Calvo Cardenas

LA HABANA, Cuba, noviembre (www.cubanet.org) – La alimentación de la
familia se ha convertido en un permanente dolor de cabeza para el cubano
de a pie. Baja productividad, escasez permanente, precios inaccesibles,
absurdas restricciones a la producción y el comercio, que
se acerca al medio siglo, así como la ineficacia de la alternativa de
arrendar en calidad de usufructo las tierras que el gobierno ha mal
utilizado, constituyen los lamentables resultados de la estatización
forzada de un sector fundamental de la economía nacional

Con las leyes de reforma agraria (mayo 1959 y octubre 1963) la
revolución barrió de un plumazo, o mejor dicho de dos plumazos, el
patrimonio económico de grandes y medianos productores agropecuarios.
Para realizar el desmontaje de las estructuras socio-económicas
tradicionales del campo cubano el alto lideraz­go no tomo en cuenta, ni
siquiera, el aporte y respaldo que muchos propietarios agrícolas
hicieron al proyecto revolucionario.

Las leyes de reforma agraria crearon la categoría económica de pequeño
agricultor, por muchos años única propiedad privada jurídica­mente
reconocida, ente que nació sujeto a las imposiciones burocráticas que
han limitado hasta la saciedad el desenvolvi­miento de lo que a pesar de
todo ha sido el único sector productivo y eficiente de la
cuba­na. Así el gobierno revoluciona­rio se convirtió en el latifundista
supremo, acaparando el 85% de la superficie cultivable del país, y con
ello la economía socialista dio su primer paso hacia un abis­mo
insoluble y el pueblo cubano comenzó su largo vía crucis de penurias y
carencias.

De experimentos voluntaristas, descabellados, fallidos y de sub­sidios
tan abultados como mal gastados enfermó la economía nacional. El caso es
que setenta años des­pués de que la Constitución de 1940 legisló contra
nuestro principal flagelo económico y refrendó el regreso de la tierra a
manos de los que la trabajan, nos encontramos ante el mismo dilema: el
latifun­dio, ahora estatal e improductivo, que retrasa la economía
nacional y deja a los laboriosos hombres del campo impedidos de hacer un
aporte capital a la evolu­ción económica del país a causa de la
indolencia de la elite.

El actual gobierno parece estar consciente de su propia ineficacia
productiva, así como de lo grave que es para el presente y el futuro del
país seguir importando más del 80% de los alimentos que podrían
producirse en la Isla. Sin , el alto liderazgo no parece estar
dispuesto a demostrar la audacia y responsa­bilidad necesarias para
renunciar a un monopolio que en medio si­glo sólo ha servido para
contro­lar la sociedad y destruir nuestro cuerpo económico.

Los cubanos, víctimas de penurias y desesperanzas, ven como las
autoridades cubanas se muestran incapaces de renunciar al latifundio a
través de reconocer, por fin, los legítimos derechos de los que
tra­bajan la tierra, lo cual puede ser el histó­rico primer paso de un
gobierno comprometido con el bienestar de sus ciudadanos y la seguridad
nacional de su país, para salir del abismo económico y social que nos
agobia.

http://www.cubanet.org/articulos/el-poder-de-la-irresponsabilidad/

Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
November 2011
M T W T F S S
« Oct   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Archives