Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Organopónicos estatales a merced de privados

Organopónicos estatales a merced de privados
septiembre 17, 2014
Isbel Díaz Torres

HAVANA TIMES – Vivo en plena ciudad, pero rodeado de grandes
organopónicos; no obstante, cada día es más difícil llevar alimentos
frescos y saludables a mi mesa, y no precisamente a causa de los precios.

Para quienes no están familiarizados con el término, un organopónico es
una especie de huerto en la ciudad o sus alrededores, en la que se
cultiva sobre un sustrato formado por suelo y materia orgánica mezclados
en un contenedor, y que se debe basar en principios de agricultura orgánica.

Lo cierto es que esta opción, muchas veces desconocida o ignorada por la
población, es casi la única oferta estatal de vegetales frescos, a
precios módicos, y relativamente cerca de las casas de las personas.

Lo que primero salta ante la mirada de cualquier usuario es la falta de
variedad en las ofertas. En dependencia de la época del año, es posible
encontrar lechuga, acelga, pepino, cebollino, rábano, tomate, sábila,
moringa, noni, ají, espinaca, remolacha, zanahoria, y algún otro.

Pero difícilmente puedan coincidir todos estos productos a la vez. Hoy,
en el de la esquina de mi casa, solo había cebollino, a 7 CUP el mazo
(precio por encima de lo común, debido a la extinción de la cebolla), y
solo las hojas, sin los bulbos.

Pero lo novedoso en los últimos tiempos es que, además de tener baja
productividad, cuando el usuario llega, ya no queda nada de la cosecha
de ese día.

Bien temprano en la mañana, mientras la mayoría nos dirigimos a nuestros
centros de trabajo, los dueños de paladares envían a sus compradores a
cargar con cuanta cosa verde aparezca en esta ciudad.

Tres o cuatro autos parqueados frente a un organopónico es la señal
inequívoca de que ahí nada podrás comprar, pues los maleteros saldrán
repletos. Ya antes de las 12 del día, no queda ningún vegetal en tarima.

La huerta organopónica cubana se desarrolló a partir de 1987, pero
alcanzó su mayor crecimiento después que la crisis económica cubana
tocara fondo en 1994.

Mi experiencia de más de diez años frecuentando estas instalaciones
productivas, me hacen considerar que ahora se encuentran en un período
de transformación de su objeto social.

Una modelo que pretendía contribuir a la disponibilidad de alimentos (en
particular de productos frescos), y que estaba enfocada a beneficiar a
la población de bajos ingresos a través de la mejora de la nutrición y
la generación de empleo; se ha convertido en la principal proveedora de
los restaurantes capitalinos.

De este modo, los organopónicos estatales vienen a suplir la carencia de
un mercado mayorista de vegetales frescos, para surtir los negocios
privados.

Tenemos que morir entonces en los agromercados, con la arbitraria subida
de precio de la cebolla, el ajo, el ajonjolí, el maní, los frijoles, el
boniato, y casi cualquier otro producto, aunque la prensa nacional no
hace mención a estos sutiles ascensos.

En mi próxima entrega comentaré un poco sobre cuán poco de limpio,
ecológico y sostenible queda en esta noble tecnología de los
organopónicos, veinte años después de su aplicación en la isla.

Source: Organopónicos estatales a merced de privados – Havana Times en
español – http://www.havanatimes.org/sp/?p=99307

Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
September 2014
M T W T F S S
« Aug   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Archives