Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Qué pueden esperar los cubanos de la economía en 2015?

¿Qué pueden esperar los cubanos de la economía en 2015?
Fundamentalmente, más de lo mismo, pero peor
Eugenio Yáñez, Miami | 04/12/2014 2:27 pm

En la más reciente reunión del Consejo de Ministros en Cuba se dijo que
la economía en 2014 crecería un 1,3 %, menos del plan que preveía un 2,2
%, y menos también del pronóstico de mediados de año, cuando se habló
del 1,4 %.
Lo cual no es noticia: ¿cuándo en Cuba se ha cumplido un plan de la
economía? Sin embargo, a pesar de la historia y los fracasos, ahora el
vicepresidente del Consejo de Ministros, Ministro de Economía y
presidente de la Comisión de Implementación de no se qué, anuncia que en
2015 el PIB tendrá un crecimiento “ligeramente superior al 4 %”. ¿Dé
donde sale tal cifra? La economía no funciona jugando con números y
coeficientes, sino analizando realidades. La Comisión Económica para
América Latina (CEPAL) considera que la economía cubana podría crecer un
3 % en 2015. Tal vez un ilustre visitante haya regalado a algún
burócrata del régimen una chistera de mago para sacar conejos, porque la
trayectoria y resultados de la gestión del general-presidente en ocho
años y medio solamente dan para inventar cifras o promesas que no se
corresponden con la realidad. ¿Recuerdan el vasito de leche diario para
cada cubano?
Ya ha sido convocada la reunión de la Asamblea Nacional del Poder
Popular para el 19 de diciembre. Sin chistar ni replicar en lo más
mínimo, los “diputados” levantarán sus brazos para apoyar unánimemente
lo que ya se decidió en el Buró Político del partido y posteriormente se
“aprobó” en el Consejo de Ministros. A ese llover sobre mojado y acordar
lo acordado se le llama, en el lenguaje eufemístico del totalitarismo,
“democracia socialista”, que consiste en entretener a los cubanos con
promesas que nunca serán materializadas, justificar los incumplimientos
del presente año, y cacarear un futuro muy luminoso para quién sabe
cuando, siempre un futuro lejano, difuso y abstracto.
¿Cuáles son los principales problemas de la población cubana de a pie en
2015? Sin pecar de exagerado, tremendista o come-candela, podríamos
proponer un listado de problemas que afectan a los cubanos en todo el
país, ni exhaustivo ni intransigente. Los lectores pueden abundar en el
tema, pero de momento se podrían señalar los siguientes:
– El salario es insuficiente para satisfacer las necesidades de la población
– La utilización de la doble moneda en el país continúa golpeando a todos
– La escasez y limitaciones de viviendas afectan a la mayoría de la
población
– El gobierno no es capaz de presentar un programa coherente para salir
de la crisis
– Más del 20 % de los cubanos vive fuera del país, y la tendencia a
emigrar sigue creciendo
– La agricultura no garantiza la alimentación de los cubanos, y cada año
aumentan las erogaciones para importar alimentos
– Las empresas estatales, proclamadas “decisivas” por el régimen, no
salen de la irrentabilidad y continúan perdiendo dinero cada año
– Se sigue estrangulando la iniciativa privada (“cuentapropista”), a
pesar de su demostrada superioridad sobre la gestión estatal en todas
las ramas, sectores y territorios en que le permiten funcionar
– El gobierno es incapaz de motivar a las nuevas generaciones con
programas o proyectos que les convenzan que valga la pena estudiar,
superarse y esforzarse en el país, en vez de emigrar
– Las parejas no son proclives a procrear ante tantas incertidumbres y
dificultades, y la población no crece, se estanca o decrece, en la
actualidad y perspectivamente.

Sería interminable la lista de tareas pendientes por parte del gobierno
para que los cubanos confiaran en la dirección del general sin batallas
y la camarilla de ancianos que se apoderó del poder hace más de medio
siglo y no están dispuestos a entregarlo en ninguna circunstancia,
aunque implique, como hasta ahora, la destrucción de la nación, el
empobrecimiento de sus habitantes, el aniquilamiento de su sociedad
civil, la separación de las familias, y el agujero negro hacia el que
avanza irremediablemente el país, a falta de perspectivas racionales y
estrategias realistas para superar una crisis que a nadie en el régimen
le interesa superar, por temor a perder el poder o a que no sea posible
mantenerse en ese poder más allá de la desaparición física de sus
principales gestores y beneficiarios.
Nada de esto se trató ni se discutió en la reunión del Consejo de
Ministros. Ni tampoco sobre los peligros de que la “ayuda” venezolana se
reduzca por la contracción de los precios del petróleo en el mercado
mundial. Al menos, nada informó la prensa oficialista sobre el tema. Con
relación a la doble moneda lo único que se mencionó fue que se trabajó
en “preparar las condiciones” para eliminarla. Expresión demasiado
abstracta para considerar que ya exista un proyecto específico. Hasta en
los comentarios de los lectores sobre la reunión, publicados por Granma,
se reflejaba el malestar de los cubanos porque ese tema no fue abordado
seriamente.
Según el régimen, el fracaso de 2014 fue por incumplimientos en la
industria azucarera y manufacturera. ¿Nada más? Y para 2015 el país
deberá gastar $2.194 millones importando alimentos, $137 millones más
que este año. Sin embargo, gracias a la varita mágica que debe tener
alguien, se menciona un crecimiento “ligeramente superior al 4 %”, en
base a avances en la industria manufacturera, construcción, comercio,
agricultura, ganadería y silvicultura. Las historias de Macondo resultan
demasiado serias ante informaciones oficiales cubanas como estas.
Lo único que merecería observarse en serio de todo el cónclave es una
expresión de Murillo, si no se trata de la demagogia de siempre, de que
“la economía cubana continuará avanzando a pesar del bloqueo, las
restricciones financieras externas y la situación internacional”. Es
decir, que aparentemente no se utilizarían las consabidas excusas de
siempre sobre factores externos cuando aparezcan los inevitables
fracasos en 2015. Aunque si el silencio oficial se impone para no
mencionar fracasos, por no reconocerlos, las excusas de siempre no
tendrán importancia.
Y si no culpa a factores externos, o a la sequía, los huracanes, o los
anillos de Saturno, ¿cómo justificaría el régimen su fracaso? Allá los
que quieran creer que ahora sí, que esta vez sí es en serio, y todo lo
demás; ya son cincuenta y cinco años con el mismo cuento.
Ni Raúl Castro ni el régimen merecen recibir el beneficio de la duda una
vez más. Que demuestren lo que dicen, si es que pueden demostrarlo, y
entonces yo sería el primero en reconocer públicamente que me he
equivocado en este análisis.
Mientras ese momento esté por llegar, seguiré insistiendo, porque tengo
derecho a hacerlo, con la misma pregunta y respuesta que da título a
este artículo:
¿Qué pueden esperar los cubanos de la economía en 2015?
Fundamentalmente, más de lo mismo, pero peor.

Source: ¿Qué pueden esperar los cubanos de la economía en 2015? –
Artículos – Cuba – Cuba Encuentro –
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/que-pueden-esperar-los-cubanos-de-la-economia-en-2015-321116

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2014
M T W T F S S
« Nov   Jan »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Archives