Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Después de prometer un vaso a cada niño

Después de prometer un vaso a cada niño
OSMAR LAFFITA ROJAS | La Habana | 1 Abr 2015 – 12:11 pm.

Ministerio de Agricultura Prensa Producción Raúl Castro
La producción de leche va de mal en peor y no se adoptan medidas para

La producción de leche en Cuba va de mal en peor. En la cadena de
Tiendas Recuperadoras de Divisas (TRD) la mantequilla que se oferta es
de importación y desde hace varios meses ha desaparecido el queso
amarillo de producción nacional. La leche fresca hace años que no se
vende en los establecimientos minoristas propiedad del Estado.

El presidente Raúl Castro, hace casi ocho años, en el discurso
pronunciado el 26 de julio de 2007 en la ciudad de Camagüey, anunció que
se garantizaría en un tiempo relativamente corto a los niños cubanos
menores de siete años, un vaso diario de leche fresca que se
distribuiría en la bodega más cercana a sus casas.

Para lograr ese objetivo se iniciaría un trabajo dirigido a recuperar la
producción lechera. Para ello había que superar numerosos problemas
heredados del gobierno de Fidel Castro: los desestimulantes bajos
precios con que se pagaba el litro de leche, el abandono de las
vaquerías, las enormes extensiones de tierra para pastos invadidas por
el marabú y la reducción de los rebaños de vacas productoras por falta
de alimento y agua, enfermedades y robos.

Pero a pesar de los cambios experimentados en la producción de leche,
todavía persisten problemas que el Gobierno no acaba de solucionar.
Según la Oficina Nacional de Estadística e Información (Sector
Agropecuario. Indicadores seleccionados, enero-diciembre de 2014) la
producción de leche el pasado año ascendió a 497.100.000 litros, lo que
significó con relación a 2013 un descenso de 6.400.000 litros.

Se destinaron al ordeño 386.100 vacas, 14.400 menos que el año
anterior, y el rendimiento promedio giró en torno a los 3,5 litros de
leche por vaca.

Todavía se está a la espera de que los medios oficiales se refieran al
retroceso en la producción de leche. Tampoco el Ministerio de la
Agricultura ha explicado al respecto.

Se ignora el número total de bodegas que distribuyen la leche fresca,
cuántos niños menores de siete años son beneficiados por esa
distribución y la cantidad de toneladas de leche en polvo importadas el
pasado año.

Las empresas del Ministerio de la Agricultura, donde la burocracia actúa
a sus anchas, son las principales responsables de las trabas que
entorpecen la actividad pecuaria.

A siete años de lo anunciado por el presidente Raúl Castro de la
distribución de leche fresca en las bodegas y del famoso vaso de leche a
los niños menores de siete años, la realidad es que todavía falta mucho
para que tal compromiso se materialice.

Los periodistas de los programas televisivos que informan del acontecer
nacional, como la Mesa Redonda y “Cuba dice”, tienen órdenes expresas
de no referirse a los problemas en la producción lechera. Los
dirigentes del Gobierno desean que la población continúe ajena a este
asunto que les toca directamente.

El incumplimiento en la producción de leche es atribuible en gran parte
al bajo precio en que se paga el litro a los vaqueros. Ronda los 11
centavos de dólar cuando el producto reúne todos los parámetros de
calidad, pero cuando reporta exceso de agua, mastite y otras impurezas
—lo que ocurre con mucha frecuencia— se paga a un menor precio.

A lo anterior hay que sumar las dificultades que hoy confrontan los
vaqueros para mantener en explotación sus vaquerías. El Estado les
vende los insumos a elevados precios, y les resulta bastante engorroso
mantener en condiciones adecuadas a las vacas, garantizar el ordeño,
la conservación y la entrega a tiempo de la leche en las condiciones de
calidad exigidas.

Un elevado número de vaquerías tienen problemas que arrastran desde
hace años. La falta de alimento y agua para las vacas origina la
reducción del rendimiento de litros de leche por animal. Las malas
condiciones higiénico-sanitarias de las áreas de ordeño provocan las
enfermedades, y por ende, el aumento de muertes, que también ocurren
por desnutrición.

Y, a pesar de las condenas a largos años de prisión a los cuatreros, no
se acaba de poner fin al flagelo del hurto y sacrificio de reses.

Es toda una suma de problemas y mal desempeño de los implicados en la
producción, acopio y comercialización de la leche. Tanto cooperativistas
como productores privados comentan que al paso que van las cosas, cada
día va a haber menos leche.

Es menester que el Gobierno tome nota de todo esto, dé un giro de 180
grados y enrumbe la actividad pecuaria por senderos más productivos y
rentables. Urge rebajar los precios de los insumos y una subida
racional del precio de litro de leche que incentive producir con la
calidad requerida. Si las vaquerías no garantizan el alimento y el agua
para las vacas, no podrán producir la cantidad de leche que se requiere.

El Estado le debe facilitar a los dueños de vaquerías los recursos
necesarios, con facilidades de pago, para el desmonte de las extensas
áreas infectadas de marabú para convertirlas nuevamente en pastizales
con el regadío garantizado. Se debe dar facilidades a los constructores
para la construcción de tanques para que todas las vaquerías puedan
disponer del agua que requieran. Habría que prestar atención a la
reparación y mantenimiento periódico de los caminos para el traslado de
la leche acopiada destinada a la industria y los puntos de distribución
en las bodegas. Y se debe procurar el mejoramiento de la calidad
genética de los rebaños con la aplicación de las más avanzadas técnicas
de inseminación artificial.

Ante la caída de la producción lechera, con el fin de poder garantizar
la cuota normada de leche a los niños menores de siete años, el Gobierno
destina decenas de millones de dólares a la importación de leche en
polvo. Pero el país no puede seguir pagando la cantidad de leche en
polvo que anualmente se importa, cuando el precio de una tonelada ronda
los 4,000 dólares.

Source: Después de prometer un vaso a cada niño | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1427808359_13687.html

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
April 2015
M T W T F S S
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Archives