Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Sin papas por decisiones de arriba

Sin papas por decisiones de arriba
ALBERTO MÉNDEZ CASTELLÓ | Puerto Padre | 9 Mayo 2015 – 8:23 am. |

Las decisiones de las autoridades han transformado a la papa, de
alimento de pobre en manjar de ricos.

Más de 90.000 almas, las residentes en el municipio de Puerto Padre, en
esta cosecha no pudieron llevar a la boca ni una minúscula papa. Los
poquísimos que pudieron darse el lujo, debieron pagar la libra a diez
pesos. Eso, cuando las encontraron; las menos de las veces: venciendo no
pocos obstáculos, quienes trajeron papas aquí debieron viajar a Occidente.

Otro tanto ocurrió en el resto de Cuba.

“¿Usted no es Reyno Mas?”, preguntó hace poco un médico en el hospital
municipal de Puerto Padre a cierto septuagenario.

“Sí, soy yo, ¿por qué?”, respondió el aludido.

“¿Por qué…? ¡Porque yo no como papas desde que usted era director de la
Empresa de Cultivos Varios!”, exclamó el doctor, mitad en broma mitad en
serio.

A excepción del occidente del país, si la población urbana del municipio
Puerto Padre, como tantas otras de Cuba, no pudo llevar una papa a la
boca, la población rural, poco más de 36.000 habitantes, no pudo llevar
una semilla de papa al surco, con todo y existir aquí terrenos y aguas
óptimas para ese cultivo.

“Hasta que por decisiones de arriba nos eliminaron los suministros de
semillas y demás insumos, nosotros teníamos 20 caballerías, unas 268
hectáreas dedicadas al cultivo de la papa. Algunas excelentes, como las
de Veguitas. Suelos rojos, con un agua para el riego que ni decir,
imagínese, nosotros tenemos la mejor cuenca hidrográfica de la
provincia”, dijo un agrónomo, otrora directivo de la empresa municipal
de Cultivos Varios.

Preguntado un antiguo subdirector económico si la segregación de la
Empresa de Cultivos Varios “Antonio Guiteras” del sistema nacional del
cultivo de la papa obedecía a ineficacia económica contestó: “¡Muy al
contrario! Nos daba ganancias. Si éramos rentables era gracias al
cultivo de la papa. Era ella quien compensaba más de una perdida
originadas por otras siembras. Según los parámetros de la Empresa de
Acopio, el 85% de nuestra producción de papa era de primera calidad”.

“Nuestra cosecha era de unos 120.000 quintales (un quintal es igual a
100 libras). Estábamos dentro del promedio nacional, que era de 7.000
quintales por caballería. En un solo día, recuerdo que en el terraplén
de Veguitas situamos 5.000 sacos (unas 100 libras por saco) de papas,
que quedaron allí hasta el otro día, porque Acopio no consiguió camiones
para llevárselos todos”, recordó.

“Mira qué cosa: el otro día, la vieja y yo teníamos ganas de comernos
unas papitas, y tuve que pagarlas a diez pesos la libra”, recuerda otro
exdirectivo de la empresa agrícola.

Pero si tal eficiencia tenía su empresa en el cultivo de la papa, ¿quién
y porqué determinó que no prosiguieran con esa cosecha?

“La decisión vino de arriba”, asegura. “Problemas de divisas,
argumentaron que para optimizar el cultivo, por la falta de semillas y
otros insumos”.

En Cuba, una “decisión de arriba” es sinónimo de algo así como la
facultada para desmantelar centrales azucareros, llevar o traer
ejércitos, enviar o retirar embajadores.

Y a ese nivel están las papas en Cuba. Recuérdese que, tan caros ya y
tan inaccesibles como las papas, el general Raúl Castro comparó los
frijoles con los cañones. Es comprensible en un régimen estatista y
autoritario como el imperante en la Isla.

Incomprensible resulta prohibir cosechas, como en este caso de la papa,
a empresas productoras rentables, con rendimientos acordes al promedio
nacional.

“Las papas o patatas, como se les quiera llamar, se han extendido por el
mundo hasta ser el alimento vegetal más importante después del arroz y
han creado muchas veces más riquezas que todos los tesoros sacados a los
incas”, escribió Harland Manchester en Farm and Ranch allá por 1958.
Según afirmaba entonces este autor, “nuevos triunfos esperan al más
popular de los alimentos vegetales”.

A lo que cabe replicar: eso será en otros lugares del mundo, no en Cuba,
donde todavía los cañones son más importantes que los frijoles, valga
decir, que el ser humano, y “decisiones de arriba”, de comandantes y
generales, ordenan a los agricultores qué sembrar y en qué región del
país, no importa cuán productivos sean los suelos y eficaces los
agricultores, transformando alimentos como la papa, de comida de pobre
en manjar de ricos.

Source: Sin papas por decisiones de arriba | Diario de Cuba –
http://www.diariodecuba.com/cuba/1431135430_14465.html

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Archives