Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Lo que hay detrás de un puñado de frijoles

Lo que hay detrás de un puñado de frijoles
Machetes, hachas, azadones, picos, palas, arado de vertedera y una yunta
de bueyes, son los instrumentos los aspirantes a campesinos. Es muy raro
que algún campesino posea un tractor
viernes, junio 19, 2015 | Alberto Méndez Castelló

LAS TUNAS, Cuba. – “¿Me prestas un puñado de frijoles?”, preguntó una
amiga a otra. “¡Frijoles!”, exclamó la aludida.

Más de 131 mil hectáreas de tierras mantenidas ociosas por el Estado
fueron entregadas en usufructo a poco más de 14 mil personas en la
provincia Las Tunas. Pero de este número, sólo el 84% de ese terreno
usufructuado es cultivado.

Otras 108 mil hectáreas aún en poder del Estado permanecen sin que nadie
muestre interés por ellas. ¿Con qué cuenta el agricultor para cultivar
la tierra solicitada?, es la interrogante de rigor que los funcionarios
de la Agricultura le hacen a los solicitantes de tierras baldías.

Machetes, hachas, azadones, picos, palas, algún que otro arado de
vertedera y acaso una yunta de bueyes es lo que suelen reportar como
instrumentos los aspirantes a campesinos. Es muy raro que algún
campesino reporte la posesión de un tractor como su instrumento de
trabajo, pero aun así, se espera que estos campesinos produzcan
alimentos en cantidad suficientes como para abastecer el país y
sustituir importaciones.

Aún el Estado no posee maquinaria en cantidad y calidad suficiente para
poder venderles a los agricultores o para poder garantizar la seguridad
alimentaria de la población cubana según los estándares de las Naciones
Unidas. Brasil, China, India, Venezuela y el Fondo Internacional de
Desarrollo Agrícola, (FIDA) de Naciones Unidas le proporcionan al
gobierno cubano créditos para adquirir tecnologías y maquinaria
necesaria para la agricultura, pero no es suficiente, pues la
agricultura cubana esta en tal estado de parálisis que se necesitan
también de inversiones extranjeras para que se comience a ver un progreso.

Según declaró a medios oficiales el ingeniero Rigoberto Muñoz Martínez,
director de Inversiones del Ministerio de la Agricultura, (Minag) esos
créditos han permitido adquirir 125 tractores y 157 cosechadoras
destinados al Programa de Arroz; 120 tractores para el Programa de
Viandas, Hortalizas y Frutales y 15 tracto-acopiadores, 6 buldóceres, 5
cargadores frontales y 4 motoniveladoras para el sector forestal.

Distribuidos a nivel provincial, todos estos equipos no son más que los
instrumentos que una empresa agropecuaria media en cualquier país
desarrollado posee. “Nuestro territorio ya cuenta con 9 tractores, 6
cosechadoras, 3 carretas, 4 fumigadoras integrales y 3 de arrastre que
se destinaran a la Empresa Agropecuaria de “Jesús Menéndez” y a la
Empresa de Granos de la provincia”, le comentó a medios locales Arisbel
Pupo Guerrero, subdelegado de la Agricultura en Las Tunas.

El plan de inversiones para 2015 con el que el Ministerio de la
Agricultura pretende despegarse de su obsoleta maquinaria es de 536 128
000 pesos. Una cifra irrisoria a los precios actuales de la maquinaria
agrícola moderna si realmente se pretenden sustituir importaciones
produciendo alimentos para poco más de once millones de habitantes, un
número superior a los dos millones de turistas y algunos cientos de
miles de visitantes extranjeros no vacacionistas.

Cuando uno examina el estado de la agricultura en países como los
Estados Unidos, uno se percata del aldeanismo con que se trata el tema
de la agricultura en Cuba. Una grada de 18 500 libras de 2014, por
ejemplo, con 84 discos escotados y control de profundidad electrónico
para laboreo mínimo, que requiere ser operada por un tractor de 400 hp o
más, pero en cada pasada deja lista para la siembra una faja de terreno
de 37 pies, cuesta $ 96 000.

El tractor ideal para remolcar esta grada, un Case IH modelo Titán 4530
del año 2014 y 415 hp cuesta $ 340 000. Y normalmente para plantar el
terreno se usan sembradoras de entre $ 57 000 y $ 73 000.

Para combatir plagas, enfermedades y malezas, compañías como la
SnowTractor promociona, con financiamiento disponible,
tractores-fumigadores de 2005 en $ 50 500. “Con esta maquinaria ahora
hacemos en un día lo que antes en una semana”, me dijo Bob, un mecánico
de Houston, Texas.

Estos seis equipos suman una cifra cercana al millón de dólares, pero
esta inversión primera es lo de menos. Es de más importancia, que sólo
seis operadores en el campo mantienen cientos de empleados en la
industria y el comercio produciendo miles de toneladas de alimentos.
Valga decir, que estas seis maquinas hacen innecesario que alguien tenga
que preguntar: “¿Me prestas un puñado de frijoles?”

Source: Lo que hay detrás de un puñado de frijoles | Cubanet –
http://www.cubanet.org/actualidad-destacados/que-hay-detras-de-un-punado-de-frijoles/

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
June 2015
M T W T F S S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
Archives