Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

A dónde fue a parar el programa del Moncada?

¿A dónde fue a parar el programa del Moncada?
Las promesas hechas por Fidel Castro en su alegato La Historia me
absolverá, son hoy día letra muerta
viernes, julio 31, 2015 | Gladys Linares

LA HABANA, Cuba. – La más reciente celebración del 62º aniversario del
asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes ha provocado
durante la semana comentarios y especulaciones, pues el Día de la
Rebeldía Nacional ha sido una de las festividades más importantes para
el gobierno castrista durante todos sus años en el poder.

Después del golpe de Estado de Batista los tiempos eran convulsos y las
protestas no se hacían esperar, pues los cubanos exigían el respeto a la
Constitución del 40 y elecciones libres.

Tras la huida de Batista en 1959 Fidel Castro ocupó la dirección del
país y prometió elecciones en un corto plazo. Durante sus largos
discursos, con sus promesas manipulaba a la población, que lo escuchaba
esperanzada.

El problema de “la tierra”

En aquellos primeros años hablaba del programa del Moncada, incluido en
La historia me absolverá, el alegato de autodefensa de Fidel Castro en
el juicio por los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de
Céspedes, que supuestamente se proponía resolver los problemas
fundamentales del país, entre ellos “el de la tierra”. Para ello se
promulgó la Ley de Reforma Agraria, y las grandes extensiones de tierra
fueron expropiadas por el gobierno, a la vez que los campos pequeños
fueron distribuidos entre los campesinos, para después integrarlos en
cooperativas (granjas estatales donde estos vivían y cultivaban a cambio
de un salario y alguna pequeña parte de los beneficios de la cosecha), y
así casi toda la tierra pasó de hecho a manos del Estado.

En el recién celebrado 11º Congreso de la Asociación Nacional de
Agricultores Pequeños (ANAP), uno de los temas más discutidos fue el de
los bajos precios que reciben del Estado (Acopio) los campesinos. Otro
de los grandes problemas que presenta la agricultura es el gran
latifundio del Estado, con más del 70 % de las tierras (plagadas de
marabú) en su poder.

En el 2012, en un intento por atenuar las dificultades en la
agricultura, el gobierno emitió el decreto ley 259, por el que fueron
entregadas en usufructo 1,4 millones de hectáreas a 150 000 agricultores
privados, según cifras dadas por la Asamblea Nacional. Sin embargo, en
el reciente evento de la ANAP se informó que a 43 000 usufructuarios se
les rescindió el derecho al uso de la tierra. También se dijo que 320
unidades básicas de producción cooperativa (UBPC) desaparecieron por
ineficientes.

También se reiteró la promesa de aumentar los precios de Acopio. Si esto
se cumple, es posible que mejoren las ofertas en los Mercados
Agropecuarios Estatales (MAE), según declararon algunos participantes en
el evento.

Pero estos años han demostrado que ni las UBPC ni el arrendamiento de
tierras ociosas pueden por sí solos “reanimar” la agricultura. El marabú
sigue reinando, y Cuba aún importa alrededor del 80 % de los alimentos
que consume.

Industrialización, otro “cuento chino”

Otro de los planteamientos del programa del Moncada fue la
industrialización del país. Para ello, y para tener el control absoluto
de la economía cubana, en 1960 el gobierno creó la Junta Central de
Planificación (JUCEPLAN), que años después fue disuelta sin haber
logrado su objetivo.

En 1969 la prensa nacional anunciaba: “Cuba se lanza este año a un
esfuerzo decisivo para su desarrollo económico, que alcanzará un hito
importante con la zafra de los 10 millones. Pero el crecimiento no se
limitará al azúcar, ni se detendrá allí.” Pero la zafra fracasó, y
sobrevino la debacle al descuidarse otros sectores de la economía. Como
en otras ocasiones, la culpa recayó en el pueblo, y ciertos sectores
fueron acusados de no querer trabajar.

Por estos días les he preguntado a algunos qué opinan sobre la
industrialización del país anunciada en el programa del Moncada. Las
respuestas fueron variadas, pero todas pueden traducirse en la misma
frase: “¿El qué…?” Durante todos estos años, la mala administración
económica nos ha arrastrado a uno de los niveles de vida más bajos y nos
ha ubicado en el tercer mundo.

Cubanos desempleados y sin casa

El programa del Moncada mencionaba también el desempleo. Sin embargo, en
el 2012, el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, manifestó al
Parlamento que el recorte de empleados estatales sería de 170 000
obreros y que las capacidades para los trabajadores por cuenta propia se
ampliarían a 240 000 plazas. Pero no solo el desempleo golpea a la clase
trabajadora. También la discriminación. Las mejores plazas van a parar a
manos de ex miembros de las Fuerzas Armadas, militantes del partido
comunista o de la UJC.

El problema de la vivienda también se ha agudizado, sobre todo en la
capital, donde los derrumbes ocurren a diario, frecuentemente con
pérdida de vidas. Hay lugares, como la calzada de Diez de Octubre, que
semejan zonas de guerra.

Para nadie es un secreto que nuestras ciudades están llenas de barrios
marginales, donde las personas viven en condiciones de insalubridad, con
paredes de yagua o cartón tabla y la mayoría de las veces techos de
zinc, sin agua potable, sin alcantarillado y sin instalaciones
eléctricas. Durante años, el control del Estado sobre los materiales de
construcción impidió a las familias emprender cualquier clase de
reparaciones o mejoras en sus viviendas. Hoy, dichos materiales se
venden por la libre… a precios exorbitantes.

En noviembre de 2011 entró en vigor una ley que permitía la compra-venta
de casas. Pero esto tampoco es algo que la mayoría de los cubanos pueda
incluir en sus planes, aunque algunas jineteras se han beneficiado con
esta opción gracias al aporte monetario de algún cliente.

En cuanto a la educación, los desaciertos en la dirección de este
Ministerio están entre las mayores causas de la crisis que mina nuestra
sociedad. Los bajos salarios y las malas condiciones de trabajo
obligaron a muchos profesionales a abandonar el sector, y el cierre de
las escuelas formadoras de maestros conllevó a ubicar en las aulas a
personas sin la preparación necesaria para educar.

Dicho todo esto, es increíble que el 26 de julio de 1973, en el acto
central en conmemoración del 20 aniversario del ataque al cuartel
Moncada, Fidel Castro dijera: “Ningún programa económico y social se ha
cumplido jamás en este continente como se ha cumplido el programa del
Moncada. Con el devenir del tiempo y la propia lucha, se han superado
con creces todas las esperanzas de entonces, y avanzamos hace rato más
allá”. (sic)

Source: ¿A dónde fue a parar el programa del Moncada? | Cubanet –
https://www.cubanet.org/destacados/a-donde-fue-a-parar-el-programa-del-moncada/

Tags: , , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
August 2015
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Archives