Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Retroceso en la producción agrícola del último semestre

Retroceso en la producción agrícola del último semestre
OSMAR LAFFITA ROJAS | La Habana | 9 Oct 2015 – 10:23 am.

Los precios de los alimentos continúan en ascenso. Las empresas
agrícolas estatales, que podrían hacerlos bajar, producen muy poco.

Lo único que se conoce de los resultados agrícolas en la etapa
correspondiente a enero-junio es lo informado por la Oficina Nacional de
Estadísticas e Información (Sector Agropecuario. Indicadores
seleccionados, enero-junio 2015, edición de agosto de 2015): que se
produjeron 2.706.300 toneladas.

Recurramos a algunos datos oficiales para analizar el retroceso que ha
habido en la producción agrícola en Cuba en los últimos años.

Según datos de la ONEI (Panorama del uso de la tierra. Cuba 2013,
edición de marzo de 2014), de 1.851.600 hectáreas de tierra que poseen
las empresas agrícolas reportaron cultivadas 329.584, lo que representa
el 17,8%. A pesar de disponer de mayores recursos, esas empresas
tenían 1.522.016 hectáreas ociosas.

Las 3.407 cooperativas agropecuarias y campesinos cuentan con 4.480.900
hectáreas. De ellas, tienen cultivadas 3.691.519, lo que representa el
82,2%. Se reportan 799.381 hectáreas ociosas.

Las 1.754 Unidades Básicas de Producción Cooperativas (UBPC) son las
entidades productivas que poseen las mejores tierras cultivable después
de las empresas agrícolas estatales. Disponen de 1.677.500 hectáreas.
De ellas, 540.155 se reportan como cultivadas. 1.137.345 permanecen
ociosas.

Son conocidos los graves problemas de ineficiencia, descontrol y mal
trabajo que arrastran las UBPC desde su creación en 1993.

En el informe de la ONEI referido a la producción agropecuaria
enero-junio, los datos brindados son muy generales. Sin precisar la
tierra que poseen las empresas agrícolas estatales y las que son
gestionadas por las cooperativas agropecuarias y los campesinos, se
dice que, de las 572.000 hectáreas listas para sembrar, solo fueron
cultivadas 449.900 y que solo se pudieron cosechar 334.100. Es decir,
se dejaron de sembrar 124.100 hectáreas. De las sembradas, en 113.800
hectáreas, por razones que se desconocen, no se recogió cosecha alguna.

Las empresas agrícolas, las UBPC y las cooperativas agropecuarias
reportan en su conjunto 3.458.742 hectáreas de tierra sin cultivar, lo
que representa el 54% del total de las tierras cultivables en Cuba
reportadas como ociosas o mal atendidas.

A la injustificada reducción de las tierras destinadas al cultivo, el
mal desempeño de las empresas agrícolas y la cada día más crítica
situación de la UBPC, se le suma los problemas que confrontan las
cooperativas agropecuarias y los campesinos en la compra de los insumos
—a pesar de la rebaja de los precios— y la mala calidad de estos.

Persisten las dificultades para sacar a tiempo las cosechas de los
campos por falta de trasportación, lo que provoca que una gran parte
termine como alimento de los cerdos.

A pesar de esas dificultades, la producción del semestre recayó
fundamentalmente en los cooperativistas y campesinos, que cumplieron en
un 88,1% la producción de viandas y hortalizas y lograron acopiar el
93,4% de las 450.000 toneladas de frutas recogidas.

El mayor peso en la producción de carne de res y de cerdo recayó en las
empresas pecuarias y porcinas, con 45.750 y 94.248 toneladas,
respectivamente.

En Cuba, donde el salario promedio no sobrepasa los 23 dólares
mensuales, comer carne es un lujo que pocos pueden darse.
Particularmente, la de res: el precio del kilogramo ronda los 12 dólares.

En cuanto a la carne de cerdo, a pesar de haberse incrementado lo
producido (4.500 toneladas en el semestre), su precio oscila entre 1,40
y 1,80 dólares la libra.

La carne de cerdo no es comercializada por las empresas porcinas, sino
por los dueños de los puntos de venta y tarimas de los mercados
agropecuarios. Hasta ahora no se ha explicado cómo se resolverá este
problema.

Los cooperativistas y campesinos, en quienes recae el peso de la
producción, venden a precios altos porque incluyen los gastos que se
originan en la siembra, la atención de los cultivos, la recogida de la
cosecha y el traslado para el mercado. Los intermediarios y revendedores
duplican y triplican los precios de los productos que venden a los
dueños de los puntos de venta y tarimas. Así, la población se ve
obligada a pagar precios astronómicos por los alimentos.

Los precios continúan en ascenso. Quien podría hacer que bajen serían
las empresas agrícolas estatales si produjeran más, pero todo indica que
por el momento eso no es posible: en el primer semestre de este año solo
alcanzaron a producir entre el 6 y 11% del total reportado.

Source: Retroceso en la producción agrícola del último semestre | Diario
de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1444074213_17330.html

No tags for this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
October 2015
M T W T F S S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Archives