Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Recent Comments

La crisis estructural y las asambleas provinciales del PCC

La crisis estructural y las asambleas provinciales del PCC
DIMAS CASTELLANOS | La Habana | 14 Dic 2015 – 5:30 am.

Con la asamblea provincial de La Habana, celebrada el pasado domingo 6 de diciembre de 2015, concluyó el proceso asambleario previo al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC). La descripción de las intervenciones reportadas en la prensa oficial permite establecer la relación entre ese proceso y la situación de crisis que vive nuestro país.

En Pinar del Río, el sábado 31 de octubre, el segundo secretario del PCC José Ramón Machado Ventura planteó que “en esta ocasión el informe es conocido también por la población y eso forma parte de los cambios que durante los últimos años hemos ido ejecutando a partir de la aprobación de los Objetivos de la Conferencia Nacional del Partido”, y señaló que “el Partido necesita de organizaciones de masas fuertes y estables para realizar mejor su labor”.

En Artemisa, el domingo 1 de noviembre, se hizo énfasis en “hechos negativos presentados en la provincia que involucran a militantes y cuadros administrativos en el descontrol de recurso y la falta de previsión de las causas y condiciones que los propician”. Acerca de lo cual Machado Ventura, planteó que “es necesario emprender verdaderas acciones de control y que cada cual haga lo que le corresponde”. Y agregó que “los militantes no pueden evadir los problemas ni limitarse solo a identificarlos; deben enfrentarlos oportunamente, con valentía y sin paternalismos”

En Sancti Spíritus, el viernes 6 de noviembre, el reporte publicado en el diario Granma habla de “grietas en el aseguramiento a la alimentación del ganado, que provoca mucho más muertes que el hurto y el sacrificio ilegal; las deudas con el control interno, que a la postre se convierten en paso para delitos de cualquier magnitud, y la urgencia de atender con sistematicidad a la juventud”. Allí Machado Ventura orientó que “hay que sembrar más, explotar bien la tierra y discutir lugar por lugar”.

En Cienfuegos, el sábado 7 de noviembre, se hizo hincapié en la importancia del papel de los jóvenes. En esta provincia se dejaron de acopiar 800.000 litros de leche debido a escasa base alimentaria, mal manejo de la masa, incorrecto acomodo de la carga por caballería e indisciplina ganadera general que lastra la organización y control, y se han perdido casi 8.000 cabezas debido a la desnutrición y la falta de atención. Al respecto el Segundo Secretario del PCC recordó cómo “durante muchos años hemos sido incapaces de poder contar con la alimentación del ganado durante la época de la sequía”, e instó al sector industrial a aumentar las producciones en pos de garantizar la comida del pueblo y el desarrollo de los principales indicadores económicos del territorio.

En Villa Clara, el domingo 8 de noviembre, se analizaron las causas de los incumplimientos de la producción de huevos y leche. Sobre este último renglón se hizo énfasis en la insuficiente siembra de pastos y mal acuartonamiento del ganado. También se trató la necesidad de potenciar el cultivo del tabaco ante el esperado crecimiento de la demanda y encontrar formas atractivas e influyentes para incorporar a los jóvenes a la vida social y política. Allí Machado Ventura llamó “a mejorar la comercialización y distribución de los productos agropecuarios e indicó continuar fortaleciendo los núcleos del Partido en las estructuras productivas”.

En Ciego de Ávila, el viernes 13 de noviembre, el reporte publicado en Granma refiere: “La insuficiente siembra de alimento animal para enfrentar el período seco, el pobre uso de la inseminación artificial, los bajos niveles en la limpia de las áreas infestadas con marabú y aroma, y el desaprovechamiento de los derivados de la caña de azúcar para producir piensos criollos, son deficiencias que se repiten todos los años”. En esta provincia el pasado año hubo un decrecimiento en más de cuatro millones de litros en comparación con 2010, y en 2015 solo se aprecien discretos signos de recuperación. El Primer Secretario del PCC en la provincia dijo que este sector “transitó por una etapa en la cual se perdieron hasta los ganaderos, y si ahora se quiere lograr la recuperación, es obligado revertir el trabajo en importantes indicadores, porque es insensato que la natalidad esté por debajo del 45%, el período entre partos dure más de dos años, y mueran como promedio anual más de 6.000 animales”.

En Camagüey, el sábado 14 de noviembre, el tema principal giró respecto a necesidad de rescatar la producción ganadera “en consonancia con el peso económico local”. El otro tema que ocupó gran espacio fue el éxodo de los jóvenes campesinos, que en esta provincia parece ser mayor que en otras. Incluso el periódico Juventud Rebelde publicó un artículo en primera plana titulado “Cómo evitar el éxodo joven del campo”.

En Las Tunas, el domingo 15 de noviembre, según reportó el semanario Trabajadores del lunes 16 de noviembre, entre el 2011 y el 2014 se dejaron de plantar 3.800 hectáreas y otras 26.000 fueron declaradas vacías, de las cuales el 30% están infectadas de marabú. Solo el 71% de las tierras entregadas en usufructo están en producción.

En Matanzas, el viernes 20 de noviembre, se pusieron de manifiesto las mismas insuficiencias en todo el sector productivo. En las conclusiones, Machado Ventura planteó enfáticamente que “es necesario acabar con la anarquía”. Y dijo que la responsabilidad máxima recae en las juntas directivas, direcciones de la UBPC y las delegaciones de Agricultura a todos los niveles, las cuales no cumplen su función estatal como está establecido.

En Santiago de Cuba, el sábado 21 de noviembre, no hubo gran diferencia con el resto de las provincias. Machado Ventura, en un reconocimiento implícito de que no hay aumento en la producción, planteó: “Por eso es necesario que el pueblo lo sepa, porque a veces decimos que la economía del país creció en tal por ciento y la gente se pregunta dónde está ese crecimiento, y para verlo de verdad primero tenemos que asegurar la base y luego exigir el respaldo productivo que espera nuestra población”.

En Holguín, el domingo 22 de noviembre, uno de los delegados planteó que “el núcleo es el cimiento, si no está fuerte, no soporta la carga de trabajo. Y nosotros necesitamos núcleos sólidos que movilicen”. Mientras otro dijo que “con la subida de los precios del frijol y el maíz, se incrementaron las siembras de esos cultivos, pero descuidamos las de viandas que también son importantes para el pueblo”.Machado Ventura expresó entonces quea”los campesinos hay que hacerles saber que la Revolución tiene confianza en ellos… pero a la vez tienen que comprender que es necesario proteger a la población y una forma de hacerlo es que siembren lo que se les indica para mantener el balance adecuado”.

En Guantánamo, el jueves 3 de diciembre, el reporte publicado en Granma plantea que en una Unidad Básica de Producción Agropecuaria del municipio Maisí se logró duplicar la producción cafetalera, diversificar los cultivos y mejorar el ingreso de los trabajadores y que ese avance debiera ser imitado por el resto de las bases productivas dedicadas a ese renglón, las que han tendido un “descenso significativo por más de 30 años”. En la asamblea Machado Ventura recordó que “la recuperación cafetalera constituye una de las tareas prioritarias de Guantánamo… que vio caer aquí en picada sus acopios, de más de tres millones de latas al año (primera mitad de los 80 del pasado siglo) hasta alrededor de un millón, incluso menos, en las últimas cosechas”. Y planteó que ha llegado el momento de exigirles a quienes disponen de la tierra que hay que hacerla producir, y ejemplificó al respecto que existen usufructuarios con parcelas desde hace siete años y prácticamente no cosechan nada, lo que denota, sobre todo, falta de exigencia y control por las delegaciones de Agricultura.

En Granma, el viernes 4 de diciembre, según el informe presentado a la asamblea, la provincia sobrecumple las ventas netas en un 13,6%, pero incumple el 35% de las producciones físicas, entre ellas el huevo en cinco millones, como consecuencia de problemas organizativos y bajas coberturas de pienso; también dejó de producir 72 toneladas de miel de abejas, afectadas por la inmensa sequía y la disminución de los niveles de floración, lo que condicionó la pérdida de 2.000 colmenas.

Allí Machado Ventura planteó la necesidad de combatir directamente los problemas para evitar cualquier desajuste en la cadena productiva, donde un eslabón depende en grado sumo de los otros: la obtención y comercialización de las producciones y el cumplimiento de las normativas que rigen la entrega de tierras en usufructo. E informó que, en enero próximo, comenzará el proceso de actualización en el que se puntualizará quienes aportan con eficiencia a la producción de alimentos, y de ellos cuales necesitan de más tierras para su gestión; también se analizarán aquellos que han desaprovechado los terrenos y no han contribuido a la economía, y de ser necesario “se les retirarán las parcelas”.

En Mayabeque, el sábado 4 de diciembre, aunque prevalece un crecimiento en los cultivos varios, “persisten incumplimientos en la producción y acopio de leche, debido al ineficiente control de la masa ganadera, falta de prioridad a las actividades de reproducción, siembra de alimento animal, alta infestación de los suelos y la lenta recuperación de las vaquerías típicas”. Salvador Valdés Mesa, miembro del Buró Político del PCC, quien presidió esta asamblea, argumentó “la necesidad de diversificar los cultivos, hacer planes más objetivos y rigurosos, y fundamentalmente saber que son compromisos inviolables donde está empeñada la palabra de los jefes y colectivos con el pueblo”.

En La Habana, el domingo 6 de diciembre, se repitieron los temas acerca de las insuficiencias en la producción, organización y dirección. En ese sentido Machado Ventura llamó a que cada cual juegue su papel, sin que falte combatividad y valentía y añadió que donde no se hacen las cosas bien el Partido tiene que meterse y el militante debe enfrentar lo mal hecho donde quiera que esté. Y Miguel Díaz-Canel, primer vicepresidente del Consejo de Estado, planteó que “hay que seguir insistiendo en el trabajo político del núcleo, acercar a los trabajadores y en particular a los jóvenes, darles participación, atenderlos, escucharlos y nos interesa no decrecer, pero más que todo, preservar la calidad de nuestras filas. Todo esto lo debemos hacer uniendo la tarea económica a la tarea política para preservar la ideología de la Revolución, conociendo y defendiendo su historia”.

Cada asamblea se limitó a los problemas de su territorio: deficiencias productivas, negligencias, indolencias, falta de control, necesidad de incorporar los jóvenes a la producción y la dirección, combate contra las ilegalidades, y fortalecimiento y preparación política de los militantes. Los mismos problemas que se arrastran desde hace medio siglo.

Temas medulares como la propiedad y su relación con la ineficiencia productiva, los pocos resultados de las tierras entregadas en usufructo, la dualidad monetaria, los bajos salarios, la participación de los cubanos como inversionistas, las imprescindibles reformas de la ley electoral y de la Constitución, la anunciada “conceptualización del socialismo” o la marcha y perspectivas de las relaciones con EEUU, estuvieron ausentes. Es decir, nada acerca de las verdaderas causas, las cuales radican en la subordinación de la economía a la política, de la política a la ideología, y en la ausencia de las libertades ciudadanas, lo que explica que después de 55 años de revolución aún no ha podido garantizarse un vaso de leche para cada cubano.

Teniendo en cuenta que el PCC se autodefine como “la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado”y que dentro de cuatro meses se celebrará su VII Congreso, la ausencia de esos temas vitales en la agenda debatida significa que no se discutirán en dicho congreso o se llevarán directamente al evento sin las opiniones de la militancia. En cualquiera de los casos sería una prueba de que el PCC ni es fuerza dirigente de la sociedad ni está en capacidad de enfrentar la solución de las verdaderas causas en que Cuba se encuentra y de que la única función de los militantes es apoyar lo que se decide en la máxima instancia.

Lo anterior demuestra que los graves problemas que enfrenta la nación continúan acotados por la línea establecida en 1961: “Dentro de la Revolución: todo; contra la Revolución ningún derecho”. Y esto no sería ninguna ley de excepción para los artistas y para los escritores, sino un principio general para todos los ciudadanos. La pregunta es si a estas alturas la revolución existe y, si existe, en qué consiste y cuáles son sus resultados.

Source: La crisis estructural y las asambleas provinciales del PCC | Diario de Cuba – http://www.diariodecuba.com/cuba/1450036259_18797.html

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
December 2015
M T W T F S S
« Nov   Jan »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives