Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Cinco puntos – desgranando el discurso económico de Raúl Castro

Cinco puntos: desgranando el discurso económico de Raúl Castro
DIMAS CASTELLANOS | La Habana | 13 Ene 2016 – 6:25 am.

Comentario a cinco temas acerca la economía tratados por el Presidente
cubano el 29 de diciembre de 2015, en la clausura de la Asamblea
Nacional del Poder Popular.

1- A pesar de que los efectos del bloqueo estadounidense se mantienen
sin cambios y las restricciones financieras externas se han agudizado en
el segundo semestre, el Producto Interno Bruto (PIB) de este año creció
un 4%.

Ni el efecto del “bloqueo” se mantiene sin cambios, ni las restricciones
financieras se han agudizado. El “bloqueo” fue flexibilizado con las
medidas dictadas por la Casa Blanca desde que se anunció el
restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países;
mientras las restricciones financieras se aliviaron con las
renegociaciones de la deuda externa, especialmente cuando el pasado
semestre el Club de Paris condonó las tres cuartas partes de los débitos
cubanos.

En cuanto al PIB, el Gobierno reconoce que para lograr un desarrollo
significativo se necesita un crecimiento de hasta un 7% anual. Sin
embargo, entre los años 2011 y 2014 creció a un ritmo promedio de 2,3%,
y en el último de estos tres años, en 2014, el crecimiento fue de solo
de 1,3%. Luego, en julio de 2015, Raúl Castro anunció que se había
revertido la tendencia a la desaceleración del crecimiento del PIB y
estimó que al concluir el año quedaría en el entorno del 4 %, que es la
cifra ahora anunciada como logro.

Para comprender lo reducido de ese crecimiento hay que tener en cuenta
que la caída del PIB, entre 1989 y 1993, fue de un 34%. Por tanto, el 4%
anunciado más allá de que sea o no real, no demuestra una verdadera
recuperación, como podemos en los siguientes cuatro ejemplos:

a- La industria azucarera, según informó el ministro de Economía Marino
Murillo, creció un 16,9% respecto al 2014. Sin embargo el plan del año
se incumplió en unas 73.000 toneladas, obligando a emplear unas 30.000
toneladas del consumo nacional para suplir el déficit destinado a la
exportación.

b- La industria manufacturera creció en 9,9%, pero el estado de
obsolescencia tecnológica en las industrias asociadas generó
considerables carencias de productos en la red de tiendas en divisas,
obligando a importar, entre otros rubros, miles de toneladas de pollo y
miles de cajas de cervezas, con la consiguiente erogación de divisas
adicionales.

c- El sector del transporte creció, pero las deficiencias en la
transportación de cargas ocasionaron daños a los demás sectores e
influyó en los gastos ocasionados por concepto de estadía de los buques.

d- La agricultura creció, pero por incumplimientos hubo que comprar
50.000 toneladas adicionales de arroz y una cantidad adicional de leche
para suplir la dejada de producir. Por tanto, con esas deficiencias la
cifra del 4% dice poco y se refleja menos en la vida de los cubanos.

2- El próximo año continuará creciendo el Producto Interno Bruto, pero
lo hará a un menor ritmo, el 2%, como consecuencia de que se proyectan
limitaciones financieras asociadas a la caída de ingresos en los rubros
exportables tradicionales por la disminución de sus precios en el
mercado mundial, como por ejemplo el níquel.

Lo primero es que si la aritmética es independiente de la ideología, dos
es la mitad de cuatro. Entonces, si el PIB pasa de un 4% a un 2%, no se
puede hablar de un menor ritmo para 2016, sino de un decrecimiento. Lo
segundo es que si en el pasado año se lograron varias condonaciones y
negociaciones de la deuda, entre ellas las del Club de Paris, que
perdonó a Cuba $8.500 de $11.100 millones, si gracias a las relaciones
con Estados Unidos han aumentado las remesas familiares que al cierre de
2013 ya oscilaban entre 1.4 y 2.000 millones de dólares, y si por el
turismo y los servicios médicos continúan ingresando otros miles de
millones de dólares, el nuevo decrecimiento no se puede explicar a
partir de supuestas restricciones financieras sin mencionar otras
causas, como la reducción y/o total pérdida de los cientos de miles de
barriles de petróleo que diariamente Venezuela venía entregando a Cuba.

3- Aunque la cifra de visitantes se elevó hasta tres millones y medio,
no debe soslayarse que este resultado se obtiene pese a que Cuba todavía
continúa siendo el único país del mundo en el que los ciudadanos de
Estados Unidos tienen prohibido visitar como turistas.

El aumento en la cifra de visitantes no se obtuvo pese a que los
ciudadanos norteamericanos tienen prohibido viajar a Cuba, sino todo lo
contrario. Se logró en buena medida por la ampliación realizada por el
presidente Barack Obama de las 12 categorías establecidas por el
Departamento del Tesoro, gracias a lo cual decenas de miles de
estadounidenses y de turistas de otras procedencias arribaron a la Isla
desde principios de pasado año. Sin ellos la cifra alcanzada no hubiera
sido posible. De igual forma, los próximos crecimientos serán influidos
considerablemente con la inminente llegada de nuevos vuelos regulares
acordados y del arribo de ferrys, todo lo cual guarda relación con las
expectativas creadas por las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

4- No obstante las limitaciones financieras se han venido cumpliendo los
compromisos asumidos en los diferentes procesos de reordenamiento de las
deudas con acreedores extranjeros y se ha reforzado la tendencia hacia
la progresiva recuperación de la credibilidad internacional de nuestra
economía. La última evidencia fue el acuerdo alcanzado el 12 de
diciembre con el Club de Paris. Este acuerdo facilita el acceso a
financiamientos a mediano y largo plazos muy necesarios para la
ejecución de inversiones previstas en nuestros planes de desarrollo.

Más que del cumplimiento de los compromisos asumidos, el resultado ha
dependido de que: a- el pragmatismo de los acreedores, quienes saben
que con la crítica situación de las finanzas cubanas será imposible
cobrar la deuda; b- la presión ejercida por las compañías de los países
acreedores para poder invertir en la Isla en el nuevo escenario, a
sabiendas de que la distensión con Estados Unidos crea oportunidades que
los norteamericanos todavía no pueden capitalizar; c- las expectativas
por la reanudación de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos; y
d- la insistente propaganda del Gobierno cubano en demostrar la
“recuperación de la economía”.

La lógica del Gobierno cubano responde a otra razón. El fracaso de las
reformas y la crisis económica de Venezuela han multiplicado la escasez
de efectivo, por tanto, el acceso a financiamientos a corto y mediano
plazo, especialmente de los países integrantes del Club de París, brinda
un nuevo respiro sin tener que adentrarse en la relación con Estados Unidos.

Sin embargo, lo que se ha condonado son los enormes intereses acumulados
durante años, pero la deuda matriz continúa pendiente. El Club de París
perdonó a Cuba $8.500 de $11.100 millones de deuda, pero el acuerdo
impone duras penalizaciones si el Gobierno cubano vuelve a incumplir.
Por tanto, se reinicia el juego con generosidades pero con reglas
claras: Cuba tiene que honrar los compromisos, que es lo que nunca ha
hecho, lo cual en el mediano-largo plazo resultará imposible si no se
introducen los cambios estructurales que la economía y la sociedad
requieren. Algo tan necesario como imposible de acometer sin la voluntad
política correspondiente. El temor ante el compromiso parece explicar
las palabras de Marino Murillo, en la ANPP del pasado mes de diciembre,
que sin lograr un crecimiento sostenido en la economía, dijo: “Debemos
trabajar por un endeudamiento sostenible.”

5.- Nos corresponde potenciar al máximo las reservas de eficiencia,
concentrar los recursos hacia las actividades que generan ingresos por
exportaciones y sustituyen importaciones, hacer más eficiente el proceso
inversionista y crecer en las inversiones del sector productivo y de
infraestructura, priorizando la sostenibilidad de la generación
eléctrica y el crecimiento de la eficiencia en el uso de los portadores
energéticos.

Esto es más de lo mismo. Tales planteamientos los podemos encontrar en
los cientos de discursos de los funcionarios cubanos a lo largo de más
de cinco décadas sin resultado alguno. Las reservas existen, pero están
en otra parte: en la reforma que la realidad cubana pide a gritos.

Source: Cinco puntos: desgranando el discurso económico de Raúl Castro |
Diario de Cuba – www.diariodecuba.com/cuba/1452380310_19369.html

No tags for this post.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Archives