Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Los organopónicos de la capital, también vacíos

Los organopónicos de la capital, también vacíos
ADRIANA ZAMORA | La Habana | 29 Ene 2016 – 3:36 pm.

Los organopónicos de la capital también están en crisis. La escasez de
ofertas los golpea tanto como a los agromercados, puestos de viandas y
carretillas.

A las 10:00 de la mañana el organopónico del reparto habanero Bahía solo
exhibía el martes dos manojos de ajo de montaña, cinco piñas y algunos
limones.

“En este organopónico uno llegaba a las 3:00 de la tarde y podía comprar
lechuga, acelga, espinacas, cebollino, un montón de cosas que ahora
brillan por su ausencia”, se quejó Ester, vecina del reparto.

Según una de las vendedoras de la tarima, la lechuga y la acelga se
siguen ofertando, “pero tienes que venir temprano”, advirtió. “Cuando
abrimos la puerta por las mañanas ya hay colas para comprarlas. También
sacamos coles, pero el precio es entre cinco y seis pesos, las mismas
que te encuentras por ahí en 12 y 15. Así que la gente casi se mata por
comprar aquí”.

Esta trabajadora aseguró que la principal causa de las colas es el
desabastecimiento de otros puestos de venta y los altos precios de los
productos. Sin embargo, reconoció que tampoco la producción del
organopónico es lo que era antes. “Hemos tenido problemas con las
semillas. Si no nos llegan semillas, no podemos sembrar”, explicó.

El organopónico del Bahía es una dependencia del ubicado en Alamar. De
allí recibe sus semillas. Pero en las tarimas de Alamar, las verduras
tampoco llegan a las 10:00 de la mañana y las viandas desaparecieron
hace tiempo.

“Ya no hay quien se empate con la acelga aquí”, dijo Caridad, una
clienta. “Hay que madrugar para cogerla. Y otras cosas como el pepino
chino, que siempre había, ya ni madrugando lo veo”.

Una trabajadora administrativa que prefirió no dar su nombre señaló que
el Estado, único proveedor permitido, ha fallado en abastecerlos. “Si el
Estado no nos vende semillas no podemos tener producción y mucho menos
mandar al Bahía”.

La historia de las semillas incluye incidentes de todo tipo. “Aquí
perdimos una cosecha entera de cúrcuma porque las semillas estaban en
mal estado”, aseguró esta empleada. “Y las semillas de lechuga de
invierno que nos donó la FAO salieron, pero las plantas no crecieron más
de unos centímetros”.

La explicación que el jefe de producción dio a los clientes preocupados
por el desabastecimiento implicó otros factores, como una plaga de
grillos que ha mermado los cultivos durante meses.

“Eso en otros lugares se resuelve con productos químicos, pero aquí no
podemos usarlos porque todo lo que producimos es completamente
orgánico”, afirmó. “También el clima nos ha afectado mucho este año.
Normalmente comenzamos con los cultivos de invierno desde septiembre,
pero este año el invierno entró en enero y ya casi se acaba. Con el sol
y la sequía no hay cultivo que resista”.

Han intentado producir semillas ellos mismos, pero no ha dado buenos
resultados. “Ocupamos un espacio de siembra y un tiempo bastante más
largo que el que ocupan cultivos de 30 días como la lechuga. Al final,
las cantidad de semillas no rinde la inversión”.

Ante tan desalentadora situación, este jefe de producción aseguró a sus
clientes que seguirán esforzándose. “No solo ustedes lo necesitan,
nosotros también, porque ganamos de acuerdo a lo que producimos y esto
afecta muchísimo nuestros salarios”, dijo.

“Sabemos que a la gente le hace falta que aumente nuestra producción,
nada más hay que ver las colas que se forman en las tarimas todas las
mañanas”, apuntó la trabajadora administrativa.

Su punto de vista, sin embargo, no es alentador. “Esta misma situación
es la que te vas a encontrar en todas partes”, aseveró. “El país está en
crisis”.

El lunes, en la emisión estelar del Noticiero de Televisión, un
reportaje mostraba el organopónico que abastece la sala de oncología del
estatal Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ). Las
lechugas y las remolachas que se veían en los canteros eran de aquellas
que hace tiempo que no ven los clientes del resto de los organopónicos
habaneros.

La televisión oficial eligió para su reportaje un lugar “especial”, cuyo
abastecimiento de semillas es priorizado y, por tanto, no es la medida
para tomarle el pulso al estado de la agricultura urbana. El detalle de
la prioridad, sin embargo, no fue mencionado.

Source: Los organopónicos de la capital, también vacíos | Diario de Cuba
www.diariodecuba.com/cuba/1454078196_19833.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
Archives