Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Raúl Castro, lisonjeado en Francia

Raúl Castro, lisonjeado en Francia
Tuvo París a sus pies como Bonaparte, sin la grandeza de Napoleón
jueves, febrero 4, 2016 | Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba.- Raúl Castro recorrió los Campos Elíseos, pasó el Arco
del Triunfo rodeado de la caballería republicana y tuvo París a sus pies
como Bonaparte, sin la grandeza de Napoleón, durante la glamorosa visita
de Estado preparada por el presidente François Hollande y los
empresarios franceses para los días 1 y 2 de febrero. Ségolène Royal,
expareja del secretario general del Partido Socialista Francés y actual
ministra de Ecología, Desarrollo y Energía, inició el protocolo en la
ceremonia de recibimiento oficial ante la Tumba del Soldado Desconocido.
Fidel Castro sólo fue atendido extraoficialmente por François Mitterand
y su esposa Danielle, gran admiradora del comandante, cuando en 1995
viajó a la UNESCO.

Los Mandatarios sostuvieron conversaciones, presenciaron la firma de 6
documentos, emitieron una declaración de prensa respectivamente, y el
presidente francés ofreció una pomposa cena, el 1 de febrero. Raúl
Castro fue recibido por los presidentes de la Asamblea Nacional y el
Senado por separado, la alcaldesa parisina Anne Hidalgo y el primer
ministro Manuel Valls, el 2 de febrero. Previamente había devuelto la
visita de la directora general de la UNESCO Irina Bokova, quien ha
estado dos veces en Cuba, y concluyó la tarde con un recorrido por el
Museo del Hombre.

La deuda de gratitud es inmensa. El gobierno francés se empeñó en
alcanzar el acuerdo con el Club de París (Francia, España, Italia,
Japón, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia,
Holanda, Suiza y Reino Unido), acreedor de Cuba por 11 millones de
dólares, de los cuales condonó 8 500 millones correspondientes a
intereses vencidos. El gobierno cubano se ha comprometido a pagar el
principal en 18 años. El monto de la deuda a Francia era el mayor, de
unos 4 000 millones de dólares, de los cuales se perdonó la mayor parte
y lo restante será utilizado para programas conjuntos en Cuba, según el
acuerdo suscrito durante la estancia de Raúl Castro, a través de la
Agencia Francesa para el Desarrollo. Asimismo, la solución con el Club
de París posibilitó recibir créditos a mediano y largo plazo. Al
anunciar ese acuerdo en diciembre de 2015, el ministro de Economía
francés Michel Sapin declaró que se abría una nueva era en las
relaciones entre Cuba y la comunidad financiera internacional. Fidel
Castro había advertido que la deuda externa era impagable en agosto de
1985, y dejó de pagar en 1986, adelantándose a la crisis sobrevenida en
Cuba por la pérdida de los subsidios del bloque soviético.

Los 6 documentos suscritos abarcan un acuerdo sobre la deuda; una agenda
económica comercial que sienta las bases para la cooperación a mediano y
largo plazo en los sectores priorizados: turismo, salud, agricultura,
transporte, energía en particular la renovable, y desarrollo humano, y
la creación de una comisión intergubernamental para la cooperación
económica comercial; una declaración de cooperación entre el Ministerio
de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba y la Agencia
francesa para el Desarrollo; una declaración de intención en el turismo
que propiciará el flujo de visitantes y el fomento de la inversión en
Cuba; una declaración de intención en el sector ferroviario, a fin de
establecer intercambios y cooperación en gobernanza, organización,
señalización, electrificación, renovación de vías, daños causados por el
material rodante en la infraestructura y su mantenimiento; y una
declaración de intención relativa al desarrollo de comercio justo.
Además, el presidente galo destacó la ampliación de la Alianza Francesa
en su nueva sede habanera, y en Santiago de Cuba.

A Francois Hollande y Raúl Castro los unen las necesidades y los
intereses. El francés recién afirmó que si no logra bajar el desempleo,
no se presentará a la reelección en 2017; ese fue uno de sus compromisos
de campaña, que no ha cumplido, y su popularidad está en mínimos. El
cubano está urgido de reconocimiento y, sobre todo, de financiamiento
internacional para mitigar el desastre económico, sin cambiar sino
“actualizar” el modelo centralizado estatal. Ambos procuran aprovechar
el ambiente promisorio creado por el relajamiento de las tensiones entre
los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Hollande secunda a las empresas
nacionales para posicionarse en el pequeño archipiélago caribeño y
ampliar la presencia francesa en América Latina. Castro aprovecha su
mano para diluir las deudas y relanzar las relaciones con la Unión
Europea. Las aspiraciones coloniales de Francia con respecto a Cuba
desde el siglo XVIII, frustradas por la interferencia del joven Estados
Unidos, parecen renovarse. Hollande las reformuló al mencionar las
visitas de piratas. España es desplazada, aunque está bien asentada en
el turismo. La meta es llegar antes que las empresas norteamericanas.

La competencia entre Francia, Estados Unidos, miembros de la Unión
Europea, países árabes, latinoamericanos y otros podría ser muy
beneficiosa para Cuba, pero el gobierno nacional no abre licitaciones,
sino que determina según su conveniencia. Ahora la familia paterna
gallega de los Castros es desplazada por la línea francesa Espín,
nombrada por Hollande. El aporte de los emigrantes franceses llegados de
Haití en el siglo XIX en la cultura, la sociedad y la economía cubanas,
con los cafetales, la ciencia, la técnica, las ideas y la fundación de
Cienfuegos, reportó progreso.

La invasión del Siglo XXI podría ser provechosa, aunque los guiños solo
se hacen a la élite gobernante. Hollande pretendió anticiparse a las
críticas al decir que existían diferencias y mencionar el concepto
derechos humanos, como un cliché imposible de omitir por Francia. Los
colores de las banderas de Francia y Cuba también son iguales a los de
la enseña de Estados Unidos. El habanero Juan Miralles apoyó a George
Washington, como Lafallete y Miranda, en la lucha por la Independencia
de Estados Unidos en 1776 y los cubanos admiraron la revolución francesa
de 1789. La libertad, la democracia y la colaboración con el pueblo
cubano no pueden ser relegadas.

Source: Raúl Castro, lisonjeado en Francia | Cubanet –
www.cubanet.org/opiniones/raul-castro-lisonjeado-en-francia/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
February 2016
M T W T F S S
« Jan   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
Archives