Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

El dudoso costo del tomate en ‘Granma’

El dudoso costo del tomate en ‘Granma’
ORLANDO FREIRE SANTANA | La Habana | 16 Mar 2016 – 9:27 am.

En su edición del pasado viernes 11 de marzo, el periódico Granma,
órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó las fichas de
costo de 18 de los productos más representativos que se ofertan en los
mercados agropecuarios de la isla. Esas fichas, actualizadas por el
Ministerio de Agricultura, corresponden a artículos cuyos precios se
rigen por la oferta y la demanda.

En todos los casos a esos costos se les agrega un margen de utilidad del
30%, establecido centralmente, y la suma de ambos elementos daría el
precio al que deben de comprarse esos productos a los productores.
Tomemos como ejemplo el tomate de ensalada, uno de los surtidos más
peliagudos en los meses más recientes. Según la ficha de costo de
tecnología de rendimiento medio, el costo por libra es de 1,36 pesos
cubanos (CUP). Al añadir el 30% de utilidad, el precio de compra al
productor sería de 1,76 CUP la libra. Sin embargo, cuando un consumidor
acude a un agromercado se ha encontrado el tomate hasta a 15 ó 20 CUP la
libra. ¡Una diferencia abismal!

El objetivo de Granma al publicar las fichas de costo es insistir en el
punto de vista oficial de responsabilizar al proceso de comercialización
por semejante escalada de precios, y en especial a la figura de los
comercializadores privados, esos que la propaganda gubernamental
califica despectivamente como “intermediarios”. También habría la
posibilidad de fijar los precios a los que la Empresa Estatal de Acopio
les compre a los productores, y que estos no puedan reclamar una cuantía
mayor para el fruto de su trabajo.

Sin embargo, cualquier observador medianamente informado en materia de
costos y precios pondría en tela de juicio la eficacia de esas fichas de
costo elaboradas por el Ministerio de Agricultura, al menos en la forma
en que se han dado a conocer. Porque se dice que las fichas incluyen los
insumos actualizados a precios vigentes, y las normas de consumo que
requiere cada tecnología. Pero no se menciona el tratamiento dado al
salario que se les paga a los que trabajan la tierra, uno de los
elementos básicos para el cálculo del costo de producción.

Muchos campesinos privados han alertado últimamente acerca de que cada
día la mano de obra que contratan les resulta más cara. Ello redunda en
que a esos propietarios la producción se les puede tornar más costosa
que a las cooperativas y a las empresas estatales, las que generalmente
pagan salarios más bajos. En esas condiciones es irreal el intento de
establecer fichas de costo estándares para productos elaborados por
distintas formas de propiedad.

Por otra parte, es preciso considerar los gastos de transportación
cuando van a cuenta del productor, y los impuestos que están obligados a
pagar a las autoridades tributarias, así como otros insumos —tal vez no
incluidos en las normas de consumo anunciadas por el Ministerio de
Agricultura— que los campesinos deben adquirir en las gubernamentales
Tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) a precios nada complacientes.

Lo expuesto hasta aquí nos hace pensar que ni el referido precio de 1,76
CUP para la libra de tomate de ensalada, ni los costos de los restantes
17 surtidos reflejados en Granma, representan realmente los gastos en
que incurren los productores de esos renglones del agro, sobre todo si
se trata de campesinos privados. Obviamente, de demostrarse esta
hipótesis perdería fuerza el discurso oficial que tilda a los
intermediarios como los malos de la película.

Además, si se toman los importes de esas fichas de costo como patrones
para fijar definitivamente los precios de compra a los productores, es
muy probable que, como reza el refrán, “el remedio sea peor que la
enfermedad”. Podría sobrevenir una desmotivación entre los hombres que
trabajan la tierra que los llevaría a resistirse a contratar sus
producciones con el Estado o, en el peor de los casos, a la producción
de menos viandas, frutas y vegetales para los atribulados consumidores.

Source: El dudoso costo del tomate en ‘Granma’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1458116850_20945.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
March 2016
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Archives