Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Hermano del general Luis Alberto Rodríguez López Calleja sale a relucir en ‘Los Papeles de Panamá’

Hermano del general Luis Alberto Rodríguez López Calleja sale a relucir
en ‘Los Papeles de Panamá’
DDC | La Habana | 8 de Junio de 2016 – 1:24 pm.

El Gobierno cubano utilizó a la firma Mossack Fonseca (MF) para crear
sociedades anónimas en paraísos fiscales que le habrían permitido
realizar operaciones comerciales al margen del embargo estadounidense.
El diario El Nuevo Herald identificó al menos 25 compañías registradas
en Bahamas, Panamá y las Islas Vírgenes Británicas vinculadas al régimen.

Algunos de los mensajes encontrados en los archivos de Los Papeles de
Panamá se remontan a principios de la década del 90, cuando la Isla tuvo
que afrontar una dura crisis económica tras perder a su principal aliado
comercial y benefactor, la Unión Soviética. Pero la relación con algunas
de estas compañías se mantuvo hasta fechas muy recientes.

Al frente de una de estas compañías —señala la publicación— se
encontraba el hermano del general Luis Alberto Rodríguez López Calleja,
yerno de Raúl Castro y presidente del Grupo de Administración
Empresarial S.A. (GAESA) de las Fuerzas Armadas.

Los Papeles de Panamá, una de las mayores filtraciones en la historia,
contiene los archivos de Mossack Fonseca, bufete basado en Panamá pero
con oficinas en 33 ciudades de otros países. Algunos de estos archivos
revelan detalles poco conocidos de los manejos económicos del Gobierno
cubano en el exterior así como de las compañías extranjeras que hacen
negocios con La Habana.

En asociación con McClatchy y el Consorcio Internacional de Periodistas
de Investigación (ICIJ), El Nuevo Herald obtuvo acceso a millones de
documentos filtrados de la firma panameña.

Esquema Rusia-Líbano-La Habana

Una de las tramas más intrigantes en los registros ubica a autoridades
cubanas en el centro de un esquema de exportación de petróleo ruso a
América Latina a través de una compañía offshore registrada en Panamá
por la familia Bassatne, que controla BB Energy, un conglomerado de
compañías fundado en Líbano en 1937 dedicado al comercio de petróleo y
sus derivados y que mueve anualmente 16 millones de toneladas métricas
de petróleo. Según un reporte de Bloomberg, BB Energy generó en el 2012
ingresos por 10.000 millones de dólares.

BB NAft Trading S.A, una compañía incorporada en Panamá con oficina en
La Habana y otros países y en la que Jurgen Mossack aparece como
directivo, fue creada por la familia Bassatne “para atender, entre otras
cosas, sus relaciones con los países latinoamericanos exportadores de
petróleo y con Cuba”, según explica el abogado de MF Rigoberto Coronado
en un correo electrónico.

La compañía, no obstante, no aparece en la estructura del grupo de
empresas controladas por la familia Bassatne, que incluye a BB Energy
Trading Ltd, BB Energy Management S.A, BB Energy Holdings NV, B .B.
Energy B.V, BB Energy (Asia) Pte Ltd, BB Energy (Gulf) DMCC y BB Holding
S.A.L.

La compañía offshore había iniciado los negocios con el Gobierno cubano
en 1992, suministrando petróleo por azúcar hasta el 2001 “por 300
millones de dólares, con facilidades crediticias con un bajo interés”.
En el año 1996 —continúa Coronado— “se concertó un acuerdo triangular
Rusia/Cuba/B.B. Naft Trading, S.A. para la entrega de combustible ruso a
otros mercados por varias decenas de millones de dólares”.

Uno de esos posibles mercados podría haber sido Ecuador. Una carta de
1998 enviada por una empleada de MF a la Gerencia de Comercio
Internacional de Petroecuador, se refiere a documentos enviados por B.B.
Naft Trading S.A. “necesarios para el registro de la compañía”. También
un fax recibido en el 2005 apunta a un contacto inicial con Petróleos de
Venezuela (PDVSA).

La relación del BB Energy Group con Petroecuador parece haber llegado
hasta la actualidad.

En febrero de este año, Petroecuador adjudicó a una de las compañías del
grupo, BB Energy (Asia) Pte. Ltd., la importación al país de 2.880.000
barriles de diésel. En el 2015, BB Energy ganó en el país el contrato de
compraventa de más de tres millones de barriles de nafta.

El esquema de exportación de petróleo ruso, no obstante, parece haber
sido afectado por los acuerdos entre los gobiernos aliados de Cuba y
Venezuela para el intercambio de petróleo por servicios médicos y la
compañía amplió el espectro de sus actividades en la Isla, para incluir
en el 2007 el “suministro de piezas de repuesto y baterías para
automóviles y camiones, botas de trabajo, maquinaria agrícola, material
de ferretería por 5.3 millones de dólares”.

Los registros de una reunión en Dubai en marzo del 2011, revelan la
decisión de reducir significativamente el capital de B.B. Naft Trading
de 8 millones de dólares en manos de BB Energy Holdings NV, a 1.050.000
dólares. Riad Bassatne y su hijo Wael quedaron como accionistas
principales de las acciones remanentes. Instrucciones al respecto fueron
enviadas por Iulia Ispas, asesora legal de BB Energy Trading Ltd.

Los correos electrónicos intercambiados con los abogados de Mossack
Fonseca también apuntan a operaciones de la compañía en Siria e Irak.

Uno de los abogados de BB Naft Trading S.A, Noureddine Kabalan, solicitó
en abril del 2008 a Mossack Fonseca que elaborara un poder de
representación (POA) para que “la persona empoderada estuviera
autorizada a firmar en nombre de la compañía en Siria e Irak
transacciones específicas”.

Un reporte de Reuters indica que en el 2011, la compañía matriz BB
Energy continuaba enviando petróleo a Siria.

El Global Policy Forum, una ONG que monitorea el trabajo de las Naciones
Unidas y los gestores de políticas, incluye en un informe del 2004 a esa
compañía como una de las beneficiarias de los llamados “sobornos de
petróleo” que repartió el líder iraquí Saddam Hussein para reclutar
ayuda en la debilitación de las sanciones internacionales contra Iraq.

Hasta abril del 2016, la compañía B.B. Naft Trading S.A se mantenía
activa en los registros de las compañías extranjeras radicadas en la
Isla con Riad Bassatne como su representante y dirección en: Centro De
Negocios Miramar, 5ta Avenida. E/ 76 Y 78, Ofic. 310. Edif. Santiago De
Cuba. Miramar Playa.

En 2014, BB Energy Group registró a través de un bufete una compañía de
responsabilidad limitada en Texas: BB Energy Usa LLC. La dirección de
correo postal de la compañía es la misma que la de BB Energy Trading
Ltd: 140 Brompton Road, London, SW3 1HY, United Kingdom.

De acuerdo con Peter Quinter —quien hasta muy recientemente fungió como
presidente de la Sección de Derecho Internacional de la Asociación de
Abogados de la Florida y es experto en las leyes del embargo— en general
las leyes del embargo impiden que compañías en Estados Unidos realicen
negocios con La Habana, directa o indirectamente (por ejemplo a través
de una offshore), a menos que sean transacciones autorizadas por la
Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del
Tesoro o el Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento de
Comercio.

Wael Bassatne, accionista de B.B. Naft Trading S.A. comentó a El Nuevo
Herald que, a su juicio, la compañía no habría violado ninguna sanción
internacional pues no está registrada en los Estados Unidos ni ha
establecido relaciones comerciales con este país.

“Todas las demás actividades comerciales no fueron afectadas por
ningunas sanciones porque estas regulaciones como tales no existen”,
escribió en un correo y añadió que “México, Canadá y la Unión Europea
emitieron leyes prohibiendo a sus nacionales y compañías cumplir con las
sanciones de Estados Unidos”.

En los múltiples correos y documentos de la firma MF queda documentada
la relación de B.B. Naft Trading S.A. con el grupo BB. Energy a través
de los años.

Por ejemplo, en 2003, B.B. Naft Trading asume la responsabilidad de
garante y las obligaciones por un préstamo que obtuvo BB Energy (Asia)
Pte Ltd del Standard Chartered Bank de Singapur.

Las instrucciones de los accionistas de BB Naft Trading S.A. están
fechadas y firmadas en Beirut pero el contrato como garante está firmado
por abogados y verificado por la oficina en Grecia (Marrousi) del banco
BNP Paribas.

Una instrucción enviada por el abogado Kabalan en 2005, indica a MF
emitir nuevos certificados de acciones para B.B Naft Trading S.A. pues
los originales habían sido vendidos a B.B. Energy Holdings N.V., una
compañía públicamente reconocida como parte del grupo de empresas de BB
Energy, con sede en Curazao. Los nuevos certificados, repartiendo 800
acciones, debían estar a nombre de 10 miembros de la familia Bassatne,
entre ellas 160 acciones para Riad Bassatne.

La página digital del consejo de empresarios libaneses en la Isla,
incluye a Riad Bassatne como miembro de la junta directiva y afirma que
este es “el Presidente de B.B. Naft Trading y miembro de la Junta
Directiva de B.B. Energy”.

Sin embargo, Wael Bassatne aseguró que “no hay relaciones, comerciales o
financieras entre B.B. Naft Trading S.A. y el BB Energy Group”.
Asimismo, declaró que las actividades llevadas a cabo por la compañía en
Cuba y otros países consistían en “la venta de piezas de repuesto y
maquinaria agrícola”.

El hecho de que la compañía abrió una oficina en la Isla estaría ligado
a que ha sido “residente en La Habana junto a su esposa y tres hijos,
todos los cuales nacieron en Cuba” y tienen nacionalidad de ese país.

Sociedades secretas

Otros documentos ilustran el complejo entramado de sociedades offshore
creadas por el Estado cubano para realizar actividades de importación y
exportación e inversiones en el extranjero con la ayuda de Mossack Fonseca.

Desde inicios de la década de 1990 y durante las décadas siguientes, el
Ministerio de Comercio Exterior de Cuba, a través de la Compañía
Panamericana S.A., usó a la firma panameña para incorporar varias
compañías secretas en Bahamas, Islas Vírgenes Británicas y Panamá,
dedicadas a compraventa de medicamentos, tabaco y alimentos.

El ex director de Compañía Panamericana S.A., José L. Fernández de
Cossío Domínguez, figura como director de Miramar Investment Corporation
Ltd, Euro Foods Ltd, Racuza S.A, Caribbean Sugar Trader, Mercaria
Trading S.A. y Sabradell S.A. Más recientemente y hasta el 2012,
Fernández de Cossío fue embajador de Cuba en Japón y luego estuvo
asignado a la embajada de Francia como consejero económico.

DIARIO DE CUBA identificó a la directora general de inversión extranjera
del Ministerio de Comercio Exterior, Déborah Rivas Saavedra, como otra
de las directoras de Racuza, Miramar Investment Corporation Ltd y
Caribbean Sugar Trader.

Guillermo Faustino Rodríguez López-Calleja, hermano del general de
brigada Luis Alberto Rodríguez López Calleja, a cargo de GAESA, fue
nombrado en 1999 director de Pescatlan S.A, otra compañía incorporada
por MF en 1991 en las Islas Vírgenes Británicas con un capital inicial
de 50.000 dólares.

Como su nombre lo indica, la compañía estaba relacionada con la
actividad pesquera. Una carta enviada a MF en 1997 pedía colaboración
para organizar “una operación de pesca en las Islas Turcas y Caicos con
botes de pesca con bandera cubana”.

Aunque MF se refería a Pescatlan S.A. como una compañía cubana, y el
intercambio de documentos con La Habana así lo demuestran, no aparecen
en sus archivos los nombres de los verdaderos dueños de la compañía. En
el caso de esta compañía, sus dueños utilizaron un recurso más para
esconder su rastro, al solo emitir certificados de acciones “al portador”.

Existen reportes sin confirmar de un reciente divorcio entre Luis
Alberto Rodríguez López-Calleja y Deborah Castro Espín, pero él
permanece al frente de GAESA y del proyecto de desarrollo insignia del
Gobierno en el puerto del Mariel. Se estima que los militares cubanos
controlan alrededor del 60% de la economía de la Isla.

Actualmente, Guillermo F. Rodríguez López-Calleja aparece como el
representante de otras siete supuestas sociedades mercantiles
extranjeras registradas en Cuba: Acemex Management Company Limited,
Caroil Transport Marine Limited, Nautilus Shipping Overseas Corp,
Northsouth Maritime Company Limited, Gulf Lake Enterprises Ltd, Acando
Shipping Co. Ltd, Gilmar Project Finance Establishment, con distintas
direcciones en Miramar y una en La Habana Vieja.

Labiofam S.A, la empresa comercializadora del estatal Grupo Empresarial
Labiofam, dedicado a la producción de vacunas, medicamentos y otros
productos para el control de vectores, tenía acciones en BioAsia Ltd,
una empresa mixta con capital vietnamita y de fondos de inversiones del
sur de Asia y el Reino Unido también manejada por MF como agente registrado.

El capital inicial de la compañía fue de 10 millones de euros. En el
2009, Labiofam S.A adquirió todas las acciones de BioAsia Ltd. Quien
fuera por décadas el presidente de la estatal Labiofam, José Antonio
Fraga Castro, sobrino de Fidel y Raúl Castro, decidió jubilarse en el
2014 para evitar ser sancionado por el escándalo de los “perfumes
revolucionarios” inspirados en Hugo Chávez y Ernesto Che Guevara.

Poco se sabe dentro de la Isla sobre los negocios del estado cubano en
el extranjero, pero en un artículo de inicios de la década del 2000, el
economista cubano Omar Everleny Villanueva se refirió a la existencia de
“más de 100 entidades con participación de capital cubano, constituidas
como empresas mixtas o como sucursales de entidades radicadas en la
Isla”, funcionando en otros países, en renglones como “la construcción,
la agricultura, el transporte, alimentación, medicina, minería, finanzas
y la ciencia”.

El economista, recientemente despedido de su puesto en el Centro de
Estudios de la Economía Cubana, llamaba la atención en su artículo sobre
la paradoja de que un país que “carece de capitales para su desarrollo,
ha invertido en otros países”.

El motivo, aduce, es el embargo estadounidense, que prohíbe “el comercio
de EEUU con Cuba, por lo que fue necesario crear una red de empresas en
el mundo que almacenaran y comercializaran los productos del mar, entre
ellos, langostas y camarones”.

“Actualmente por medio de esas empresas se lleva a cabo la exportación
de productos de la industria pesquera” afirma y agrega que también se ha
creado “una red internacional de empresas, para el almacenamiento y
venta de los famosos habanos cubanos”.

Según señala El Nuevo Herald, una fuente conocedora del tema pero que
prefirió no ser identificada comentó que el Gobierno comenzó la
incorporación de empresas, barcos y aviones en Panamá y otros países
para evitar reclamaciones por juicios en cortes estadounidenses y
“burlar el embargo”.

Según la fuente, La Habana también se beneficiaba del anonimato que
ofrecen estas compañías inscritas bajo otras jurisdicciones para llevar
a cabo transacciones internacionales en dólares, una prohibición clave
del embargo que recién fue eliminada en el 2016 por la administración
del presidente Barack Obama.

“Cada vez que se valoraba algún producto en dólares, no se podía hacer
porque automáticamente los cheques en dólares provenientes de Cuba eran
cancelados porque el dólar es la moneda de la Reserva Federal de Estados
Unidos, así que había que decirle al comprador que se pagaría en euros
en un banco en España, por ejemplo, y se perdía en la conversión de la
moneda”, explica al diario miamense.

Estas compañías en el extranjero, “legalmente no son cubanas”, opina la
fuente, y agrega que eso abría un camino para realizar estas
transacciones internacionales en dólares.

Los registros filtrados corroboran la existencia de estas redes
internacionales de empresas con participación del estado cubano. Gran
parte de la correspondencia con MF concernía a la actualización de
registros y directivos de esas compañías, el pago de cuotas y la
solicitud de cartas de estados financieros para la apertura de cuentas
bancarias o la firma de contratos.

MF fungió como agente registrado de la mayoría de estas compañías y el
abogado suizo Albert-Louis Dupont-Willemin aparece como director de
varias, entre ellas Miramar Investment Corporation Ltd y Pescatlan S.A.

Según una verificación interna en los registros de MS, Dupont-Willemin
aparecía como director de cinco sociedades offshore en Panamá, dos en
Bahamas, dos en Seychelles y 49 en las Islas Vírgenes Británicas.

En un intercambio de correos en el 2011 entre empleados de All Worlds
Food Ltd—basada en el Reino Unido, agente del monopolio estatal cubano
Alimport y representante de Euro Foods Ltd— y un empleado del BBVA en
ese país, este pregunta por qué los documentos relativos a Miramar
Investment Corporation Ltd estaban legalizados en Suiza.

El contador de All Worlds Food, José Da Silva, le contesta: “Desconozco
las razones por las que los documentos están certificados por un notario
suizo. Tengo entendido que el Sr. Dupont-Willemin es un abogado suizo y
creo que es para que los documentos sean más transparentes y confiables.
Se asume que las compañías tendrían más confianza en documentos
certificados en Suiza que en Cuba”.

El abogado suizo no respondió a la petición de comentario de El Nuevo
Herald.

El Estado cubano de escudó tras las off shore

El Gobierno cubano utilizó, además, todas las precauciones para esconder
su control sobre las compañías offshore mediante la creación de otras
sociedades anónimas, cuyo único objetivo era aparecer como sus
accionistas, añade el periódico miamense.

Tal es el caso de Racuza S.A, incorporada en las Islas Vírgenes
Británicas, que tenía todas las acciones de Euro Foods Ltd (registrada
en Bahamas), la que a su vez fungía como agente de Alimport, el
monopolio estatal de las importaciones y exportaciones de alimentos.

El único accionista de la compañía Resimevis Ltd, cliente de MF desde
1995 y dedicada “al comercio general de productos y equipos médicos”,
era Sabradell S.A., cuyo director era también Cossío. La compañía fue
disuelta en el 2008.

Asimismo, la compañía Curtdale Investments Ltd, registrada en las Islas
Vírgenes Británicas, solo tenía el propósito de tener las acciones de
Ardpoint Company Inc, cuyas subsidiarias eran Altabana S.L y Promotora
de Cigarros S.L, dedicadas a la venta de tabaco en Madrid, según indica
un correo del 2015.

Uno de los directores de Curtdale y Arpoint a partir del 2011, fue
Hernán Aguilar Parra, director general del Grupo Empresarial de Tabaco
de Cuba (Tabacuba). Aguilar Parra también fue diputado a la Asamblea
Nacional.

En ocasiones, la fachada para esconder el vínculo con compañías cubanas
no luce demasiado efectiva. El caso más absurdo es el de la sociedad
anónima Tecnica Hidraulica S.A., registrada en las Islas Vírgenes.

La ausencia de acentos no es un error aquí, pues la diferenciaba de
Técnica Hidráulica, S.A., otra sociedad anónima cubana que era su
accionista totalitaria, según explicó en un enrevesado correo un abogado
cubano de Consultoría Jurídica Internacional, al asumir la
administración de la sociedad offshore.

Tecnica Hidraulica, sin acentos, fue disuelta en el 2015.

Los esfuerzos para esconder la mano del Gobierno tras las compañías
secretas muchas veces significaba que funcionarios, abogados y otros
empleados estatales podían llegar a aparecer como los beneficiarios
efectivos de estas compañías.

Una abogada de Panamericana, Katiuska Peñado Moreno, —uno de los nombres
desvelado por DIARIO DE CUBA— y un ex consejero comercial en la embajada
de Cuba en Londres, Alejandro Gutiérrez Madrigal, aparecen como los
beneficiarios de 50.000 dólares en acciones de Miramar Investment
Corporation Ltd.

La lista de compañías vinculadas al Estado o con actividades en la Isla
es larga e incluye también a Sanford Management Financial Ltd,
Commercial Mercadu S.A. (conectada a Panamericana), Amadis Compañía
Naviera S.A, Seagull and Seafoods, S.A., Mavis Group S.A., Octagon
Industria Ltd, Travelnet y Venus Associates Inc, entre otras.

Source: Hermano del general Luis Alberto Rodríguez López Calleja sale a
relucir en ‘Los Papeles de Panamá’ | Diario de Cuba –
www.diariodecuba.com/cuba/1465385062_22932.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
June 2016
M T W T F S S
« May   Jul »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Archives