Cuban agriculture
We run various sites in defense of human rights and need support in paying for servers. Thank you.
Translate
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish
Recent Comments

Brechas de género persisten en el acceso a la tierra en Cuba

Brechas de género persisten en el acceso a la tierra en Cuba
Por Ivet González

LA HABANA, 8 sep 2016 (IPS) – Iraida Semino parece una mujer como otra
cualquiera: es divorciada, tiene dos hijos y su título de economía
cuelga empolvado en una pared. Sin embargo, no resulta fácil dar con
alguien como ella laborando en los campos de Cuba.

A sus 40 años, Semino tiene a su nombre el usufructo de 2,25 hectáreas
de tierra, en la periferia occidental de la capital, en el municipio La
Lisa. Ella misma dirige desde 2013 la finca que bautizó como La
Maravilla, con la que garantiza el sustento de la familia a su cargo.

La jefa de un hogar compuesto por sus hijos, de 14 y 20 años, y sus
padres adultos mayores, es una de las casi 17.000 mujeres usufructuarias
de tierras ociosas en este país del Caribe insular, la medida más
innovadora de la política de desarrollo agropecuario impulsada desde
2008 por el gobierno de Raúl Castro.

Por ese concepto, hasta enero el ramo agrícola registró 279.021 personas
beneficiadas con terrenos productivos en usufructo, de las cuales las
mujeres representaban menos de 10 por ciento.

La Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), que agrupa a
pequeños productores privados, reveló que 12.102 mujeres eran
propietarias de tierras en 2012 y constituían 11 por ciento del total de
dueños.

Cuba dispone de 6.240.263 hectáreas de superficie agrícola, de las
cuales 30,5 por ciento están gestionadas por entidades estatales, 34,3
por ciento por cooperativas y el resto pertenece a pequeños agricultores
independientes.

Especialistas alertan que campean las brechas de género cuando se
analiza la tenencia de la tierra en Cuba, a pesar de que la población
femenina tiene protegidos por la ley sus derechos para heredar terrenos
(única vía para ser titular de tierras en el país) y pedir en usufructo
terrenos ociosos.

Gracias a programas de género, la población femenina se incorpora al
sector agropecuario y algunas se erigen como presidentas de
cooperativas. Pero siguen sobrerrepresentadas en las labores peor
pagadas y puestos de escaso poder de decisión.

“Vamos siendo unas cuantas en la cooperativa”, indicó Semino a IPS,
sobre algunas emprendedoras que como ella son socias de la Cooperativa
de Créditos y Servicios (CCS) Roberto Negrín, una modalidad que reúne a
campesinos propietarios de sus tierras y a la que los nuevos
usufructuarios pueden adscribirse desde 2008.

“Llevamos comida a la mesa al igual que los hombres”, explicó la
productora, que aún trabaja en el despegue de su parcela. “Por ahora la
mayor parte de la comida de la familia sale de la finca y ya vendemos
pequeñas producciones”, indicó.

En La Maravilla se cultivan hortalizas, legumbres y viandas (tubérculos
propios de la dieta local), que Semino intercala entre árboles
maderables y frutales. “Siempre tenemos varias cosas sembradas”,
detalló. Además, crían bueyes, vacas, cerdos, cabras y gallinas, para el
autoconsumo y laboreo.

“La finca me ha ayudado a fortalecerme y he sido capaz de formar mi casa
en la equidad de género”, aseguró la madre de una joven y un
adolescente, que luego de la escuela contribuyen con las labores. Semino
y su padre dedican cada mañana a los cultivos y a veces reciben apoyo de
un tío.

“Busqué en la tierra una alternativa después del divorcio”, contó la
seguidora de la agroecología.

“Antes cosía para la calle (clientes de su barrio), algo que sigo
haciendo por las tardes, pero no era suficiente para mantener la casa”,
explicó la agricultora, que volvió a sus raíces campesinas en su
provincia natal de Pinar del Río, en el extremo occidental de la isla.

La finca dispone de corrales con techo ligero para animales y la familia
construye una vivienda, que está en proceso de legalización, y hasta que
puedan trasladarse residen en un suburbio cercano, a unos cinco
kilómetros, desde donde se movilizan cada día a la parcela.

“Mi objetivo es diseñar una finca 100 por ciento ecológica”, dijo
determinada Semino, que se capacita para ello asistiendo a encuentros
sobre agricultura.

Para enfrentar el duro reto, la productora recibe ayuda técnica de las
no gubernamentales Asociación Cubana de Producción Animal y Asociación
Cubana de Técnicos Agrícolas y Forestales.

En un anticipo sobre un estudio de campo en seis municipios cubanos, la
socióloga Dayma Echevarría observó que “muchas de las usufructuarias,
según la percepción de entrevistadas y entrevistados, han solicitado la
tierra como extensión de la propiedad del esposo o para beneficiar a
algún familiar masculino”.

“Ellas son las titulares del usufructo pero no están llevando adelante
la explotación”, remarcó en la ponencia “Mujeres y trabajo: principales
oportunidades y desafíos en el ámbito rural” presentada en febrero en la
fundación cultural Casa de las Américas.

Alertó que, “en la práctica, las tierras que hoy se están ofertando en
usufructo son las más alejadas y de baja calidad”, se requiere de
capital y conocimientos para explotarlas. En Cuba, “la mujer
históricamente ha estado alejada de la fuente de acumulación de capital
y de conocimiento sobre agricultura”, remarcó.

Otros obstáculos identificados por Echevarría en la incorporación
femenina son los estereotipos sexistas y que sobre ellas recaen las
tareas del hogar, el cuidado de la descendencia, enfermos y el creciente
número de adultos mayores. Realizamos la “ayuda familiar no remunerada”,
lamentó.

No obstante, calificó el contexto de “favorable” porque la cartera
agrícola y la ANAP tienen “diseñada una estrategia de género para la
promoción de las mujeres”, que “favorece la toma de conciencia del rol
femenino y su contribución al desarrollo territorial”.

Actualmente, más de 200.000 mujeres están vinculadas al sector agropecuario.

De ellas, más de 80.000 son socias de la Cooperativas de Producción
Agropecuaria, surgidas en 1976 en tierras privadas que pasaron a ser de
propiedad colectiva, y de las CCS.

La ANAP aspira a alcanzar en los próximos años la meta de 100.000
productoras.

Ahora, En las comunidades rurales, un alto porcentaje de mujeres no
participa en el trabajo remunerado, aunque colabore en la actividad
agrícola y pecuaria familiar.

“Se estima que por cada 100 hombres empleados en la zona rural, lo están
30 mujeres”, indicó la economista Blanca Munster en un artículo para
IPS, titulado “La mujer rural en Cuba: un aporte a las políticas públicas”.

La especialista recomienda a las autoridades dejar a un lado el enfoque
de desarrollo agropecuario por uno de desarrollo rural donde “las
políticas públicas deben articular mejor las variables territorio,
género y juventud”.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la
Agricultura (FAO), las mujeres producen casi la mitad de lo que comen
los más de 600 millones de habitantes de América Latina, pero solo 30
por ciento de ellas posee tierras agrícolas.

La FAO estima que la equidad de género en el acceso a la tierra
incrementaría la producción de alimentos de 20 a 30 por ciento en los
países del Sur en desarrollo.

Editado por Estrella Gutiérrez

Source: Brechas de género persisten en el acceso a la tierra en Cuba |
IPS Agencia de Noticias –
www.ipsnoticias.net/2016/09/brechas-de-genero-persisten-en-el-acceso-a-la-tierra-en-cuba/?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=brechas-de-genero-persisten-en-el-acceso-a-la-tierra-en-cuba

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Calendar
September 2016
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
Archives